Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

6/12/2014

ARQUEOLOGIA PERSONAL (Crónicas de Carlos Montero desde su quinta gira europea)

ARQUEOLOGIA PERSONAL

Estimados:
Pueden actualizar diariamente en este mismo link que envío abajo las crónicas, comentarios y ensayitos durante esta quinta gira europea por Suiza, Liechtenstein, República Checa y España  



ARQUEOLOGIA PERSONAL. Pienso en las ruinas intimas y queridas que abandono en Zurich antes de partir este viernes a Praga

Carlos Daniel Montero Gaguine El antropólogo Marc Augé era el que decía en EL TIEMPO EN RUINAS que vivimos una época en la cual los escombros llegan antes que las ruinas. O sea que no le damos tiempo suficiente de desgaste a las cosas para que se vayan degradando y queden como testimonio de lo que fue. Ya sea por la piqueta fatal del progreso con las demoliciones, ya sea por un atentado o un ataque aéreo en la guerra que hace añicos un edificio o una iglesia, ya sea por el accidente que provoca el desastre natural o la negligencia humana, los escombros llegan antes y no dejan lugar al recuerdo mediante las ruinas ni las huellas . Creo que, en forma similar, lo mismo pasa con cada uno de nosotros y la arqueología personal. El día que demolieron el muro en Av. 18 de julio donde di mi primer beso adolescente a la primer noviecita -por donde seguí pasando muchos años y que apelaba a mis recuerdos- lo sentí como un atentado personal, por el vil precio de ampliar una entrada de autos. El día que demolieron mi Liceo Rodó (el mismo en que había estudiado mi abuelo) para hacer un estacionamiento, me dolió, aunque entendí que los cascotes que caían sobre alumnos y profesores en el añoso edificio, obligaban a convertir en escombros lo que ya eran ruinas. Pero no quedó ninguna memoria. Creo que fue la filósofa de la comunicación argentino-brasileña Paula Sibilia, la que en EL HOMBRE POS-ORGANICO (FCE) decía que había dos modelos para recuperar la historia: el de las ruinas modelo Roma que van acumulando capas de tierra y de edificaciones de diversas épocas (una especie de palimpsesto urbanístico) en donde se puede recuperar cuál fue la evolución de la diacronía, y el modelo Pompeya, donde la lava consolidada dejaba retratado un momento de la historia, casi como una fotografía, donde se perdía el curso del pasado para quedar un eterno presente o un pasado eterno, sin antecedentes.

Cuando llegué a Suiza no reconocí la maleta grande con el equipaje que fue destruida por Iberia en el camino Montevideo- Sao Paulo- Madrid-Zurich. En la corredera apareció una gran bolsa de nylon con los restos de mi maleta y todo el contenido adentro o emergiendo. Nadie me robo nada pero sería imposible seguir viaje así. Una gran pérdida de tiempo para hacer la denuncia formal y me querían mandar a Uruguay con ese certificado para que me pagaran aca. ¿Y cómo seguia el viaje? ¿con una bolsita de nylon y un palo como el cliche del vagabundo de antaño? En el aeropuerto me quisieron dar otra maleta más o menos del mismo tamaño pero dura y gastada que había pertenecido a un viajero que la abandonó. Yo no la quise porque para el periodista la valija de viaje es como la casa para el caracol y yo necesito reparticiones múltiples pues la experiencia te enseña que luego tu grabador, tu traje y la ropa interior quedan entreverados y después no sabés si grabar al entrevistado con una corbata o si atarte la tablet del cuello. Al final nos dieron un telefono de Iberia que nos dio una dirección adonde llevar el equipaje "a reparación". Era miércoles 4, llevaba 28 horas sin dormir, cabeceaba en el tren más que Morena en el cuatrienio de Peñarol, y prometieron tenerla lista para jueves 12, o sea un día antes de mi partida el viernes 13. ¿Que pasaba con un pasajero que hubiera ido a Suiza por unos pocos días? Qui lo sa.

Ayer miércoles nos avisan que no pudieron repararla y que me devolverían el costo de 140 francos suizos (casi dólares) que me costó en Uruguay. Siendo Zurich la ciudad más cara del mundo, supuse que con eso no compraría más que una chismosa pero me dijeron que tenían una parecida. Alla marché con dos trenes y efectivamente era idéntica, nuevita, del mismo tamaño, casi con las mismas reparticiones, pero negra, justo para un ser humano que tiende a usar el rojo (como forma de que no me atropellen por ser tan oscuro), pues me sirve de baliza. La vieja valija quedó de garantía allí para que Iberia les retorne el costo a ellos. Feliz salí a las calles de Oerlikon, a 5 kms del centro zurigués, y mientras caminaba 10 cuadras hasta la estación de tren con mi nueva "casa" de tiro, reparo en que estaba dejando abandonado sin el menor reparo a una compañera de decenas de aventuras e incluso responsable de haberme hecho cinco fracturas cuando cayó sobre mi en una escalera mecánica de la Zoo Garten Station de Berlín, y yo de cabeza recibía sus golpes. Seguramente estaría celosa porque mi caida se debió a colocarla mal en el escalón móvil y tratar de salvar con mis brazos el bolso chico que contenía la notebook. Estaba dejando un escombro (porque tendría unos años pero Iberia la destruyó como el tiempo no habría podido hacerlo sino en mucho más) pero además un testigo en sus marcas de la quebradura de mi tibia, peroné y tres huesos más del lado derecho, que desataron un lapso de 7 meses de recuperación, muletas, bastones, y huellas de por vida. Estaba perdiendo parte de mi arqueología personal, eslabón de la genealogía de instrumentos tecnológicos o herramientas que permitían expandir mis capacidades de carga y velocidad de traslado, apelando a la convergencia de anteriores instrumentos como la rueda o la tracción a sangre, incluso en la espalda humana (los "a-mi-no-wana" del chiste del cazador gallego)..Estaba cambiando por utilidad práctica parte de los testigos de mi historia o los medios de convocar mi memoria, como aquel murito, como mi cascoteado Liceo Rodó, como esa valija "que me hizo mal pero igual la quiero"

  1. Los rieles omnipresentes tanto en el cielo para los trolleys acordeon como tenia Cooptrol pero sin sacar llamaradas ni llevar a los guardas colgados como en el Cirque Du Solei... como surcando la tierra los rieles de los tranvias modernos q... See More
       (6 photos)
    LikeLike ·  · Share
  2. La ribera del Limmat a la altura de la ciudad antigua zuriguesa se permite ratos de melancolia que es util solo si se comparte... como este musico con su dama a los que filme. La costa y los lagos merecen pasearse de a dos le advirtio un ps... See More
    LikeLike ·  · Share
  3. Cuando Poe escribio The Bells patento como Alexander Graham Bell un recurso de la rima consonante... no hay mejor rima que usar la misma palabra. Por eso apelemos al gran poeta Donald que escribio vamos a la playa oh oo o oh. Que se parece ... See More
       (7 photos)
  4. Hoy lunes es feriado por el Dia de Pentecostes en Suiza pero aunque hablemos diversas lenguas y patrones culturales con el equipo del futuro hipermedia hicimos la cuarta sesion de 6:30 a 13:00 y seguimos en el tren a Zurich ultimando el org... See More
       (5 photos)
  5. Los traje a la catedral de Grossmunster arriba de la Ciudad Vieja de Zurich para traerles uno de los antecesores del comic o cartoons con las vinetas talladas en madera maciza
  6. El fantasma del 50 habra llegado a Rio pero el fantasma de 50 los acompana a las iglesias antiguas de Zurich en torno al rio Limmat que desemboca en el lago. Aclaro lo del fantasma pues para serlo no importa verle la cara... que mas que cara es barata (7 photos)
    LikeLike ·  · Share
  7. El localismo de estos pueblos rpdeados por montanas hace acordar al de los helenos de Esparta Macedonia Atenas y Aguada. Disculpen los de Goes pues nunca fui alli. En Liechtenstein ves todo edificado sin parar pero hable con dos liechtenste... See More
       (5 photos)
    LikeLike ·  · Share

No hay comentarios.: