Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

6/05/2010

DE SABUESOS, OLFATO Y COLAS

Sobre la misión técnica de informar y la misión ética de enterar

DE SABUESOS, OLFATO Y COLAS
por Carlos Montero

-Abuelo, ¿por qué los perros se huelen las colas? Vaya que un niño pre-jardín de infantes podía hacer preguntas complejas dignas de un Manual de Etología (disciplina que estudia la conducta animal).
Entonces no había Wikipedia para buscar, pero estaban los abuelos como fuente de sabiduría y cuya explicación era una autoridad más fiable que lo que leemos hoy en Internet.
Ni hablemos de las consultas que hoy los escolares pueden hacer, después que la previa a la escuela empieza con el estímulo de la TV como mamadera y los años escolares con la XO de compañera de juegos y estudio.
El abuelo suspiró con la paciencia de quien leyo El Capital y enfrento a la dictadura de Terra, para que el primer mocoso que le tocó de nieto lo ponga en un aprieto ante el que el Manifiesto hubiera clamado: "Abuelos del mundo, uníos".
Pero la solución del faraón en la época de Moisés o la de Herodes en la época de Emmanuel (Jesús) ya no es políticamente correcta (salvo justificada como daño colateral).
Para salir del paso, mientras pensaba como dejarme satisfecho, comenzó con una fórmula evasiva: "...es una historia muy antigua" lo cual llevaba la explicación a su campo y me sometía a lo que pudiera ocurrírsele.
Quizas debio apelar a sus definiciones marxistas de ideología, como relato o mito que oculta las verdaderas relaciones de poder y sus objetivos, transparentando como natural lo que no es sino una forma de dominio u hegemonía.
Mientras, buscaba una salida honrosa, que me resultara comprensible (significa encontrar términos que estuvieran dentro mi propia experiencia para explicar las verdades trascendentes como Jesús hacía mediante peces u ovejas con sus discípulos para hablar de misterios divinos)
Al fin había encontrado la punta del ovillo de la que empezaría a tirar hasta encontrarle una salida: "Había una vez un gran señor que hizo un grandioso baile, una fiesta a la cual sòlo invitó a los humanos. Y los perros empezaron a ladrar toda la noche en protesta porque no los dejaban ir.
A uno de ellos se le prendio la lamparita y los reunió cuando sus dueños se habían ido:
"¿Y por qué no nos paramos en dos patas y nos vamos al baile que nadie nos distinguirá?" Es que en esa epoca todos los hombres eran peludos igual que los perros y fueron perdiendo el pelo -pero no las mañas- a medida que se acostumbraron a la ropa, ensayó el abuelo con poco pelo pero ni uno de tonto, en argumento darwiniano sobre la evolucion de las especies segun lo que necesitaban. Que yo sepa el apéndice nos sigue jodiendo la vida (casi toda mi familia tuvo peritonitis) y no sirve en teoría para nada.
Es aquí que los perros procuraron disfraces, pero al llegar cayeron en cuenta que los mayordomos (en esa epoca no había patovicas ni guardias tercerizados) iban a descubrirlos enseguida pues ninguno de los invitados tenía cola, ni las iban a estar moviendo como ellos por la excitación de ir a un baile.
Para que no los detuvieran en la puerta, el promotor tuvo otra buena idea: se alejarían hasta el primer árbol cercano al jardín del palacio y se sacarían las colas, dejándolas todas juntas hasta la hora de la salida abajo del mismo. Y con esa fórmula se les franqueó la entrada y los peludos de todas las especies bailaron hasta que las velas ya no ardían, sino sus estómagos de tanto beberaje y vueltas danzarinas.
El problema es que a la salida todos los perros se avisaron y desaparecieron de a uno para reunirse bajo el frondoso árbol, pero era tal su mareo y apuro por volver a casa antes que sus dueños, que cada uno recogió en la oscuridad la primera cola que se pareciera a la suya, se la puso y se fue.
Así, pontificó el abuelo, por desobedecer y mentir, los perros se vieron condenados para el resto de la Historia a olerse las colas unos a otros y abajo de los árboles, para rastrear su cola original. Y colorin, colorado (en esa epoca gobernaba Pacheco y mi abuelo era comunista) este cuento se ha terminado. Pasaron los años y no me hice partidario-dependiente sino periodista independiente

El relato satisfizo mis expectativas. Es que, seguramente, tras la pregunta no estaba la intención de comprobar la verdad sino de recibir una explicación verosímil (parecida a la verdad), como desean la mayoría de los humanos, aunque ello no nos condene a ser lo que hagamos los comunicadores por rating o facilidad. Las explicaciones pueden ser ideologicas como las recetas a la felicidad de la propaganda, publicidad, voluntarismo, populismo, secta o "comunicación institucional" que procuran dar buen aroma a la cola sucia de más de uno.
En nuestro Estilo de Corresponsales, al comenzar, resumíamos la diferencia entre misión, función y visión. La tarea de todos los días (misión) es informar y a lo que queremos llegar (visión) es generar un sistema nacional de información que trace una red de rescate, jerarquización y reporte de aquellas noticias o conecte informaciones que sirvan para representar el presente histórico (realidad construida mediáticamente) de nuestra sociedad en lo que le afecta primero y le interese después.
Pero ¿cuál es la función? La del reportero independiente es ser contra-poder y la función de la información decíamos entonces es "reducir la incertidumbre". Sin embargo, leyendo al filósofo argentino canadiense Mario Bunge, a un año y medio de aquel estilo fundacional, concluyo que debemos ampliar esa definicion hacia enterar, hacia dudar y hacia enterar de las dudas. Informar es dar el fallo del juez y enterar implicaría contar sus dudas o versiones alternativas.
Como dice el filosofo español Fernando Savater: hay que diferenciar dato, de información, de conocimiento y sabiduría. cada uno puede alimentar al siguiente paso pero no se reduce al anterior, ni a la suma. Suma de datos no es necesariamente informacion contextualizada, ni la suma de informaciones es conocimiento si no se asocian hacia una consecuencia y la asociacion de conocimientos no implica que sepamos aplicarlos en la vida, lo cual es la sabiduria. Y la Filosofia (amor a la sabiduria) es un discurso sobre lo que es la buena vida pero la sabiduria implica vivirla en los hechos.
Bunge nos ayuda a entender que la funcion que hace que la información favorezca la ampliación del conocimiento no es sólo reducir la incertidumbre con datos confirmados en informaciones creibles sino ampliar esa incertidumbre generando nuevas preguntas que obliguen a pensar a los que deben contestarlas o a investigar si es mito o verdad lo que se nos contesta al compararlo con los hechos.
En consecuencia, me corrijo, la funcion de la informacion -si es conocimiento lo que queremos alcanzar- no es solo reducir la incertidumbre sino abrir nuevas incógnitas, por lo que la tarea de investigacion, asi como resuelve algunas dudas, multiplica otras que encuentra sin solucion. En el mejor circulo virtuoso, la Humanidad o la comunidad humana es una cadena que se apoya en los hombros de gigantes anteriores para seguir encontrando respuestas y nuevas preguntas: Newton sobre los antiguos, Einsten en Newton, Prigogyne o Hawking en Einsten.
Tenemos la opción de quedarnos con la narración de la ideologia, el mito, la propaganda, la publicidad, o analizar la respuesta que nos da y la funcion que cumple.
Es que muchos politicos y filosofos no entienden que el informador no es "un compañero" o no deberia ser compañero de nadie sino acompañar a su sociedad siendo servidor en busqueda de la informacion que nos permita enterar para entender ante qué o quién estamos. Para que cada uno de nosotros pudieramos concluir la pertinencia de las declaraciones que nos llegan y no depender del criterio de autoridad para admitir lo que unos cuantos se dan cuenta: que los humanos decimos estupideces aunque sean candidatos o gobernantes, y el momento más probable para hacerlo es cuando alguien se siente por encima del bien o del mal.
No estamos para el periodismo-compañero (que tienen sus lícitos cultores en periodistas y lectores) ni para contar la explicacion que mejor le sirva a otro para dejar convencidos a los demas. Como en el aniversario de un semanario nacional, cuando en la pagina 2 su jefe de redacción definio que lo que hacían era "periodismo de izquierda". La definicion es tan valiosa como decir que nosotros hacemos periodismo de arriba (ensayo) o de abajo (comunitario) o de derecha ilustrada. Igual, periodismo no nos define, nuestra tarea es la del reportero o cronista (diario, stringer o free lance). Nuestra mision técnicamente es informar y éticamente enterar, encontrar algunas respuestas y generar más preguntas, dudar, preguntar, no quedarnos con los mitos, porque entre ciudadanos no hay abuelos ni padres: en teoría estamos horizontalmente ubicados. Para Patriarca de los Pajaros ya tuvimos a Aparicio Mendez, dictadorzuelo (1976-80)que salia, decia dos bobadas y se volvia a meter en el reloj-cucú.
Lamento la decepecion de colegas que quisieron cumplir el servicio (a traves de sus notas o libros) para que la gente conociera mejor lo que pensaban sus lideres. Terminaron... precisamente eso, diciendole a la gente lo que pensaba su lider, aunque éste no quisiera eso. Queria que el periodista fuera niñera de sus dichos, que los cortara o juzgara, que quitara lo que no le fuera conveniente, contando con que se censuraría las entrevistas en su beneficio. Como a Jorge Batlle, lo que no quería que se difundiera, entonces no lo hubiera dicho ante Bloomberg. O José Mujica a Alfredo García de Voces del Frente.
Aprender cuàndo hablar o callar es vital para un político. Saber que, hasta cuando habla, hace: es un acto habla. Lo que dice afecta a mucha gente, a tal punto que puede arruinar una campaña o darla vuelta en su favor. Habla mas alla de sus dichos, habla acerca de su equilibrio para ocupar un cargo. Hay un fragil limite entre sinceridad y brutalidad, entre sinceridad y grosería, entre sinceridad y estar maleducando. Al decir de Einsten: "no hay mejor educación que el ejemplo, aunque sea el ejemplo de un monstruo". Demos el ejemplo, informando con olfato, detectando colas malolientes y sin mordernos la cola en círculo vicioso, manteniendo distancia de los actores y de los conflictos de interés, para así enterar a los ciudadanos del ejemplo que dan sus hombres públicos. En este año y medio, sigamos rumbo a la informacion cada vez mas entera, no limitada tematicamente, sabiendo que el pais no se refleja entero sin cada una de sus partes ni sin vision nacional aplicada desde los diversos ángulos locales.

Vuestro amigo,
Carlos

No hay comentarios.: