Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

11/09/2007

CENSURADO: Política exterior uruguaya (p/C.Montero y agrega entrevista a Gargano)

CENSURADO: Política exterior uruguaya (p/C.Montero y agrega entrevista a Gargano)

 
Advertencia necesaria luego de nuestra renuncia:

Una relevante publicación periódica uruguaya -que llamaremos en adelante XXXXXX para que vuestro juicio se concentre en el contenido de nuestro reporte y no sobre los (pre)juicios hacia ningun medio- nos hizo el honor de encargarnos hace un mes la evaluación de la política exterior oriental al promediar el período de gobierno. Tras invitar a mantener diálogo a actores principales del Ejecutivo, de la carrera diplomática en actividad y profesores de la materia, advertimos a nuestro convocante de la relevancia de nuestras fuentes y que aceptaban hablar bajo reserva pues estaban sujetas a jerarquía. Un diplomático es un soldado sin armas o un espía declarado con cartas credenciales, por lo que cualquier informe que sondee su visión de la o las estrategias en pugna dentro del gobierno y en la Cancillería, debería garantizarles tanta protección como la que dan los especialistas en temas castrenses cuando entrevistan a generales y militares sujetos a jerarquía. Si fueran identificados serían destituidos sólo por hablar y sin importar lo que digan. Cotejamos como legitimación y prueba otros dos documentos, del Ministerio de Relaciones Exteriores (Palacio Santos) y otro llegado a la Presidencia (residencia oficial de Suárez y Reyes), que sostenían dichos de nuestros dignos entrevistados, quienes han sido fuentes nuestras, alguno desde 1989 y otros en los noventa, cultivando la confianza con los años sobre lo fidedigno de los datos que nos aportan y la responsabilidad periodística para saber manejarlos con independencia y contrastación. Hace dos semanas, un día antes del día previsto para la publicación y habiendo cumplido en fecha todos los cierres, se nos informó que el encargado del área había resuelto no publicarlo para "que no parezca que hay una campaña contra el gobierno". Como ni hemos ni participamos en ninguna campaña contra nadie y cumplimos con seriedad la tarea que se nos encomendó, recurriendo a fuentes de las diversas partes involucradas, no tememos luego a las conclusiones políticamente incorrectas a las que lleve la investigación, ni estamos para asustarnos por lo que opinen las mismas fuentes a las que consultamos o las otras del gobierno que puedan reaccionar al develar nosotros su interna. Consideramos que además de falta de respeto y confianza, esa "no publicación" representó una CENSURA. Que cada cual la llame como desee, por lo que informamos de nuestra renuncia al no ser difundida. Han pasado dos semanas y hoy supimos que nuestro reporte circula a algún nivel jerárquico de Cancillería, por una versión que les llegó de afuera, y a la que ha accedido al menos un periodista de otro medio. Es suficiente motivo como para que sea yo mismo el que la difunda de inmediato para que nadie tenga privilegio y porque este informe fue confeccionado con el único fin de servir al público y no ser un material privilegiado para élites políticas, ni para que nadie haga mérito ante el gobierno mostrándole el informe que se negó a publicar. Comprendo su temor, que es más terreno: no quieren un cúmulo de desmentidos o respuestas como las que tuvieron por informes que realizaron otros colegas, y quizás sospecharon que nuestro acceso a fuentes de primer orden en el ámbito diplomático traería una especie de reporte inocuo y ambiguo que a todos dejaría feliz. Ese no es el periodismo independiente que profeso: el público no espera de nosotros sólo pluralismo sino contrastación con los hechos e imparcialidad respecto de las partes, así como no autocensurarnos ante las conclusiones y hechos comprobables, guardando el respeto de nuestras fuentes bajo estricto secreto profesional. Los 17 años cubriendo la negociación previa y el Mercosur, desde octubre de 1990 en Guía Financiera, siguiendo luego por canal 5, La República, BBC de Londres, agencia Sucesos, revista Tiempo Económico, Gazeta Mercantil, CX 4 y CX 14, diario El Día de Paraguay, canal 9 de Asunción, agencia IPS, La Síntesis Económica Mercosur, agencia AFP, radio Nederland, Frecuencia Cero de Mexico, Latin Trade, Crónicas Económicas, Brecha y revista argentina MERCADO, son las únicas pruebas a las que nos queremos remitir. Por eso agregaremos después de este reporte especial censurado, titulado "EL MAXIMO EN PALACIO DE SANTOS", la entrevista ya publicada en el exterior en la que evaluamos este medio período de gobierno con el mismo canciller uruguayo Reinaldo Gargano. Este antecedente nos permitirá entender por qué hoy -al finalizar la cumbre iberoamericana en Santiago de Chile- ha fracasado la tratativa de facilitación española entre Argentina y Uruguay por la pastera de Botnia, luego de un largo periplo en el cual el presidente Vázquez sacó de la negociación reservada al mismo canciller Gargano. Los periodistas no estamos para defender una posición nacional ni para agradar a un gobierno. Por ello al ministro Reinaldo Gargano le preguntamos sobre si había o no un pecado original en el caso de las pasteras, por el cual el gobierno actual –como continuidad al frente del Estado- defiende errores del anterior gobierno en su declaración previa ante Argentina, en la Comisión Administradora del Río Uruguay, sobre las inversiones que había autorizado en 2003 y 2004 para establecer Botnia y Ence sobre el río Uruguay. Vean lo que nos contestó (publicado en revista MERCADO), luego del reporte especial censurado hace dos semanas en la publicación XXXXXX.

"¿Y por qué no nombras directamente a la publicación?" me preguntó un viejo colega, cuando desalentado le conté el impacto emocional que me había significado lo que habían hecho (o no habían hecho) con un trabajo dedicado hecho con mucho cuidado y equilibrio. No es mi objetivo otro que el que la información y análisis se difunda, y no quede para beneficio de gabinetes, muy lejos de ningún debate. Cada cual sabe los periodistas y los informes que se pierde. Es el derecho que tiene el propietario. Porque nada más (ni nada menos) que esa es la libertad de prensa: el derecho a la libertad de expresión del o los dueños de un medio. Yo creo en dar varios pasos más para garantizar el derecho a la información, el derecho a la difusión de la información y análisis periodísticos rigurosos e independientes, sin mayores escándalos, para que cada cual forme su opinión y sea fundamentada su libertad de pensamiento, como paso previo a una libertad de expresión solvente. No responderé a nadie, ni nadie tiene derecho a contestar, ni le haremos publicidad a ningún censor. Porque XXXXXX, es una representación universal de algo que excede a este momento o a este lugar: la censura es algo así como el doble de obscena que la pornografía XXX y sólo merece ponerse en bolsa negra, como en los kioscos o como la basura en los contenedores de residuos.

¡Buen fin de semana!

C.D.M.

 

ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

INFORME ESPECIAL ANTE FRACASO URUGUAY-ARGENTINA

Y FIN DE LA FACILITACION ESPAÑOLA POR LAS PASTERAS

EN CUMBRE IBEROAMERICANA REALIZADA EN CHILE

oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

 

Política exterior, entre Gargano y Vázquez en Palacio de Suárez y Reyes

 

EL MAXIMO

EN PALACIO

DE SANTOS

 

por Carlos Montero (nota encargada y CENSURADA dos semanas atrás)

 

El ministro de Relaciones Exteriores Reinaldo Gargano pudo en medio quinquenio mantener a raya -aunque no exorcizar- los fantasmas que acosan tradicionalmente al principal ocupante del palacio colorado del ex dictador Máximo Santos. Vagan por los pasillos embajadores sin destino o se recluyen subutilizados entre expedientes, mientras permanecen vacías representaciones del país. Los afectados se sienten "generales mandados por un teniente coronel" cuando funcionarios de menos rango afines al gubernismo dirigen a ex jefes o profesores, que profesan ser "servidores del Estado más allá del canciller de turno".

 

En el gabinete justifican haber duplicado la cuota política de 10 a 20 cargos, por "llegar a una Cancillería adonde no había nadie de confianza política –sólo blanco o colorado- y era lógico que entrara quien respalde al programa del nuevo gobierno". XXXXXX habló a fondo con protagonistas relevantes de esos sillones y pasillos, del oficialismo y de carrera diplomática que, sorpresivamente, coinciden (además de pedir reserva) en que no hay política exterior de Estado sino política de gobierno que incluye pero no se agota en el canciller, relegado por Tabaré Vázquez al negociar con Argentina sobre pasteras y con EEUU sobre comercio. Luego Gargano se reafirmó en el cargo, tiene respaldo de Brasil y le supera en su apoyo a Venezuela, actúa "autónomo" de diplomáticos o la vicecanciller Belela Herrera, a quien no la ven muy influyente al momento de designaciones, más relacionada con organismos internacionales y de derechos humanos.

 

Gargano no contaba con buen pronóstico para sostenerse en el MRREE, que reclamó como presidente del Partido Socialista que tenía afiliado al electo mandatario, quien comprometió en el Consejo de Ministros a los líderes sectoriales del triunfante Frente Amplio. Debutó menospreciado como "advenedizo" en el cuerpo diplomático, pese a varias legislaturas en la Comisión de Asuntos Internacionales del Senado, y llegó a su extremo de debilidad en noviembre de 2005 cuando el jefe de Estado aceptó por teléfono la renuncia de su canciller, que protestaba por no ser consultado al designar al argentino Chacho Alvarez en Mercosur. El secretario general socialista Eduardo Fernández medió para que lo verbal no pasara a texto por ninguno de sus dos correligionarios.

 

Pero Vázquez "lo desconocería" de nuevo interponiendo los oficios del secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández, que -cual primer ministro y en lugar del canciller- firmó el Tratado de Comercio e Inversión (TIFA) con EEUU y tomó la posta para negociar con Argentina el diferendo por Botnia y Ence. Tras 15 rondas sin éxito, con "la decisión del presidente de dejar a los Fernández uruguayo y argentino solos en tratativas, el ministro quedó desautorizado: nosotros lo sentimos", confió una figura de Cancillería. Y si asistió a Madrid y Nueva York ante el facilitador español, los avances los cocinaron los Fernández.

 

"La negociación con EEUU, la tomó en su competencia el presidente; Gargano no estuvo de acuerdo pues tenía resabios del TIFA" apuntó un destacado miembro del Ejecutivo para el que no es una reacción aislada, sino que "a nivel del F.A. hay resabio a convenios con EEUU, aunque en el gobierno haya posiciones filosóficas distintas: unos creen que nos van a comprar más y otros que nos van a joder". Tras la firma del TIFA en enero, cuando el presidente uruguayo advirtió que "a veces el tren pasa una sola vez", un irónico Gargano contestó -por televisión- que podría "pasarnos por arriba".

 

Luego que Washington comunicó que el tratado de libre comercio (TLC) que quería era 'formato Perú' -que llevó al mandatario a rechazarlo por su costo en patentes-, el entorno del canciller cree que quedó conforme con un TIFA limitado a mejorar el acceso a mercados, muy lejos del TLC buscado por los ministros de Economía e Industria. El gobierno reprodujo a su interna el ciclo nacional que Real de Azúa describe en "El impulso y su freno" (1964), mientras Lula apuraba en febrero su postergada visita de diciembre, tras faltar a la cumbre iberoamericana en Montevideo. En la estancia de Anchorena, días antes que Bush en marzo, repitió la advertencia de su canciller Celso Amorim junto a Gargano en Palacio Santos: un TLC aislado con EEUU es incompatible con ser socio del Mercosur.

 

Un director del MRREE explicó a XXXXXX que, más que Amorim -"vocero global de Brasil- el respaldo de Lula a Gargano viene por Marco Aurelio García y sobre todo del ideólogo de la política más 'petista' en Itamaraty, Samuel Pinheiro Guimaraens", secretario general y tercero de su cancillería a cargo de América Latina. Aunque Gargano "sea más incondicional de Venezuela que lo es Brasil, goza de su absoluta confianza, está afirmado y aquí lo apoyan de radicales al PS". En cambio el número 3 del Palacio Santos, embajador José Luis Cancela, como secretario general fue el nexo de Vázquez y Fernández con Cancillería en los temas que fue radiado Gargano.

 

Y aunque en pasillos se aluda al próximo regreso de Héctor Gros Espiell -ex canciller blanco que a título personal volvió a embajador en 2005-, la fuente asegura que Cancela es "el plan B" del Edificio Libertad como sucesor sin vínculo estrecho con Gargano. Diplomáticos festejan en pasillos que Gros no sea candidato y lamentan que Herrera tampoco, "porque atiende y consuela si va AFUSEU (Asoc. Funcionarios Servicio Exterior) pues la carrera se trancó. Hay 16 puestos ocupados de los 20 de confianza y ellos pidieron a Gargano que libere 2 de los 4 para gente de carrera, porque no hay vacante de ministro o embajador. El dijo que no, mientras mantiene misiones con secretarios en vez de embajadores".

 

Montevideo suma poco más de 40 embajadas y Uruguay 47 misiones en el exterior, pero están sin titular legaciones como Stockolmo (concurrente a 6 países incluso Finlandia, patria de Botnia), República Checa, Polonia y Grecia, sólo en Unión Europea. XXXXXX accedió a un documento llegado a Presidencia con "aspectos organizativos" de la gira al sudeste asiático que llevaría a Vázquez hasta India, Malasia, Vietnam y Nueva Zelanda. El texto admite que está pendiente la "designación de embajador en India (Jefatura de Misión actualmente acéfala)", donde se inaugurará un parque tecnológico de arquitectos uruguayos. Está vacante Australia, concurrente a Nueva Zelanda, aunque estaría lista su designación. El documento prevé "una gira compleja", al operar "al mínimo nivel (un funcionario en cada oficina; un embajador en Malasia y una encargada de negocios en India)", obligando a misión de avanzada con miembros de protocolo y seguridad.

 

En cuanto al Departamento 20, logro de esta Cancillería para casi 20% de uruguayos en el exterior, la relación cultivada por Gargano en su exilio español, con el socialismo hoy gobernante, no parece dar frutos -ni con la cumbre iberoamericana ni la próxima visita de Rodríguez Zapatero- para evitar la expulsión preventiva de turistas por ser potenciales ilegales. "Aunque algunos jueces aplican el tratado bilateral Uruguay-España de 1870, el gobierno ejecuta el tratado europeo de Schengen por considerar que deroga a cualquiera anterior" dice una autoridad del MRREE. Justifica así por qué "encapsulamos la celulosa del resto de temas con Argentina, un ejemplo de generosidad por cómo legalizó a inmigrantes de Mercosur", incluída mitad de la diáspora uruguaya.

 

En Palacio Santos adelantan que en diciembre "sale el dragado de canales para asegurar la carga por el río Uruguay" pero admiten que "no nos planteamos un plan B" si Argentina no draga y traba así buques de Botnia. La ausencia brasileña como mediador entre socios platenses hace a mandos de la diplomacia oriental retrucar que "el diferendo con Argentina no nos hizo volcar a Brasil. Hay que ejercer el liderazgo y lo reconocemos, pero no queremos un único líder en América Latina. Por eso Venezuela equilibra, aunque no dijimos Sí o No, ni a ser observador del ALBA que propone" concluyen estrategas del estado tapón que quiso el Foreign Office británico, "enano protestón" para Itamaraty (Brasil) y "provincia rebelde" para Palacio San Martín (Argentina).

 

ooooooooooooooooooooooooo

 

(((TITULO RECUADRO B)))

 

NUESTRO NORTE, ES EL SUR

 

 

-VERSION DE GOBERNANTE

"Duele cuando dicen que carecemos de un Norte o una política exterior de Estado" se quejó a XXXXXX un relevante jerarca de gobierno. Al rato admite que, "salvo sobre pasteras en que el presidente informa a líderes de otros partidos, no hay política de Estado pues no se consensúa posición, pero hay política exterior de gobierno con norte claro". La sinopsis interna de logros de Cancillería destaca "el papel protagónico" de Uruguay para crear en 2008 la Unión de Naciones Sudamericanas en línea con un eje Sur-Sur que, parte de Cono Sur y Sudamérica, sigue al Africa del Sur, India y sudeste asiático. Areas de libre comercio se negocian junto a Mercosur, del cual se exhibe como logro el Fondo de Convergencia Estructural, al que Uruguay aporta USD 2 millones y recibe USD 32 millones anuales. Departamento 20, nexo "con uruguayos en el exterior", es destacado con 40 consejos consultivos en 15 países, a reunir a fin de año. Cita como logro restablecer relación con Cuba, República Saharaui, cumbre iberoamericana, pero no se nombra al Tratado de Inversión que Gargano firmó en 2005 con EEUU.

 

-VERSION DE EXPERTO

"Desde marzo 2005 hay una fuerte orientación hacia el nuevo paradigma de integración latinoamericana que no tiene que ver con la comercial, como la adhesión irrestricta de Uruguay a la UNASUR, no basada en libre comercio sino diálogo político, cohesión social, cooperación energética, integración física, lucha contra pobreza, derechos humanos y promoción democrática" resumió un experto del servicio exterior bajo jerarquía. "Tal adhesión en 2005 hace al país uno de los mayores defensores del paradigma que deja el libre comercio ortodoxo. Junto a Mercosur, Uruguay mata al Area de Libre Comercio de las Américas en la cumbre de Mar del Plata, mientras firma un tratado de inversión con EEUU. Es la contradicción de dos líneas de política exterior en Uruguay: el presidente con Astori y Lepra por un lado, y el canciller con los ortodoxos. Dejamos desconforme a todo el mundo, a Brasil y EEUU, pero el Departamento de Estado siguen coqueteando pues es mejor que nada, y ata al Uruguay con una zanahoria por delante".

 

-VERSION DE DIPLOMATICO

"Hay una puja entre el entorno presidencial y el del ministro. El presidente se ha reservado determinados temas que considera importantes y los lleva acabo aconsejado por su entorno, en una especie de coto de caza en donde el ministro aprendió a no meterse. A su vez, el presidente le reserva al ministro otro coto de caza donde el presidente no se mete, por lo que hay una dicotomía constante en política exterior en los dos años y medio. Le reserva todo el manejo de la política con América Latina, fuera del contencioso con Argentina. Tanto Mercosur como UNASUR son temas del canciller, así como el manejo interno de Cancillería y designar la titularidad en las misiones diplomáticas, excepto las que el presidente se reservó y donde el ministro no se mete. Vázquez se reservó nombrar las embajadas en Buenos Aires, Brasil, EEUU y poca cosa más. Son diplomáticos de carrera pero designados no por su carrera sino por el vínculo personal con el presidente". (FIN DEL INFORME CENSURADO POR XXXXXX )

 

oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

 

(DESDE AQUÍ LA ENTREVISTA QUE MANTUVIMOS Y PUBLICAMOS en argentina
CON EL SEÑOR MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DE URUGUAY)

 

El ministro uruguayo de Relaciones Exteriores, Reinaldo Gargano, dijo a MERCADO que en abril se reunirán en España los representantes de los gobiernos de Uruguay y Argentina, pero no sabe si él será el negociador

 

CANCILLER DE URUGUAY

NO QUIERE TLC CON EEUU

NI AUNQUE LO APRUEBEN

LA ARGENTINA Y EL BRASIL

 

-Sólo aceptará un Tratado de Libre Comercio MERCOSUR-EEUU

 

El ministro uruguayo de Relaciones Exteriores de Uruguay, Reinaldo Gargano de 72 años, es el presidente del Partido Socialista, al que pertenece el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, electo por la coalición Frente Amplio. Quizás por eso se dio el lujo en 2006 de contradecir al mandatario cuando el mismo dijo que "a veces el tren pasa una sola vez", en alusión a la oportunidad de un acuerdo comercial con EEUU, y Gargano a la salida opinó ante cámaras televisivas que, en ese caso, había que cuidar de no ponerse delante del tren. Como canciller signó un tratado de inversiones con EEUU, durante la cumbre del ALCA en Mar del Plata 2005, pero aclaró a la prensa que lo firmó sin sonreir. En enero 2007, Vázquez ordenó firmar un Tratado Marco de Inversiones y Comercio (TIFA) con la Casa Blanca, pero esta vez el mandatario uruguayo ordenó que lo firmara el secretario de la Presidencia, Gonzalo Fernández. Por eso el canciller, al recibir a MERCADO en el principal despacho del Palacio Santos (sede del Ministerio) en el kilómetro cero de Montevideo, aseguró que no quiere un TLC con EEUU, aunque se lo permitieran Argentina y Brasil, porque arruinaría a la industria uruguaya. El pico de tensión de la entrevista ocurrió cuando le consultamos si el actual gobierno de izquierda, por interés y como continuidad del Estado uruguayo, acaso calla que el gobierno liberal del presidente Jorge Batlle, que le antecedió, cometió el "pecado original" del conflicto por las pasteras al no llevar su aprobación a la Comisión Administradora del Río Uruguay. "¡¿Y Ud. cree que yo le voy a contestar esa pregunta? Está loco!" exclamó, abriendo sus brazos de par en par. Admitió como "esfuerzo heroico" el de los ciudadanos de Gualeguaychú, que se constituyeron en "poder político" y adelantó que en abril ambos gobiernos se reunirán en algún lugar de España.

 

por Carlos Montero, desde Montevideo, para REVISTA MERCADO

 

-Generales estadounidenses han dicho como broma a generales de Uruguay en la Junta Interamericana de Defensa, en Washington DC, que los uruguayos son "tres millones de argentinos ocupando territorio brasileño". ¿200 años después cuánto ha cambiado entre los vecinos?

-Con la mediación británica, hubo un espaldarazo tácito de las dos potencias vecinas a la gestación de este Estado cuña o tapón, como le llamaron durante muchos tiempo los historiadores, al punto que la Convención Preliminar de Paz (donde se acuerda formar en 1828 el Estado Oriental del Uruguay) se firmó en Rio de Janeiro. Esa política de equilibrio –razonable como mecanismo de autodefensa nacional- fue perfilando cada vez la individualidad del país que, si bien tiene la misma entraña que la República Argentina porque proviene de las Provincias Unidas del Río de la Plata, tiene muy buena relación con Brasil porque tiene una frontera de mil kilómetros y una faja de 150 kilómetros hacia adentro de los dos territorios donde los pueblos se entienden en un mismo idioma, que es el portuñol, una mezcla de castellano y portugués. En la segunda mitad del siglo XX se desarrollaron mecanismos de vinculación económica y comercial con dos tratados: el Protocolo de Expansión Comercial (PEC) donde había ventajas mutuas y desgravaciones arancelarias, y el Convenio Argentino Uruguayo de Comercio Exterior (CAUCE) que proveía lo mismo. Fue un paso muy importante hasta que los presidentes Sarney y Alfonsín adelantaron el camino hacia un proceso de integración más a fondo, con convenios del comercio hasta la energía atómica que daban una base sólida para llegar a un convenio binacional.

 

-¿Pero es recién con Menem y Collor de Melo que en 1990 hay  un tratado de integración bilateral que por 5 años impedía a cualquier nuevo socio?

-Pero Uruguay rompió ese esquema, reaccionando tarde, mal y porque no había más remedio. Allí fue que se alertó, pues el gobierno anterior a 1990 decía que había que tener una actitud de expectativa frente a lo que estaba ocurriendo, sin darse cuenta que el 40% de nuestra exportación iba a esos dos países. Y no nos preocupábamos en saber qué estaban haciendo. No conozco documento donde Argentina y Brasil dijeran excluir a otro país en la región. Así Uruguay ingresó al proceso de integración del Mercosur.

 

-¿Casi por unanimidad del Parlamento?

-Faltaron dos votos. Yo ratifiqué el Tratado como miembro de la Comisión de Relaciones Internacionales y estuve en la comisión especial del Senado que estudió el Tratado de Asunción. La prioridad en materia de inserción internacional es la región. Para la fuerza política que está en el gobierno, la región es de naturaleza estratégica. Primero, porque le exportamos más de la cuarta parte de la producción. Segundo, pues lo hacemos con arancel cero en la mayoría de los casos. Con el MERCOSUR, pasamos de exportar USD 300 millones a ambos países a casi USD 1.000 millones en 1998.

 

-¿Entonces se dió la inflexión y retroceso en el comercio regional?

-Se da la inflexión. Pero la culpa no la tiene el proceso de integración sino el Consenso de Washington, que empujó a la Argentina a la Ley de Convertibilidad, donde un peso valía un dólar por ley. Llegó el momento que explotó la burbuja y reventó el sistema financiero llevando al default a la Argentina, que repercutió en el Uruguay, donde el gobierno uruguayo no sólo no tomó medidas adecuadas para impedir la fuga de capitales, sino que se dejó robar por dos bancos más de USD 700 millones y prestó asistencia por USD 1.200 millones a la banca fundida y ladrona.

 

-¿Otra vez la imbricación financiera entre ambos países del Plata más Paraguay, que acusaban el efecto de la devaluación brasileña en 1999?

-Porque los argentinos, que son muy inteligentes como todos los seres humanos que han vivido una experiencia muy dura –como fue la dictadura y un saqueo muy grande en su economía-, no confiaban demasiado en el sistema financiero argentino y traían sus depósitos al Uruguay. Nosotros estábamos muy orgullosos que teníamos USD 15 mil millones en la banca. Y cuando reventó la burbuja en Argentina, se llevaron el dinero.

 

PROYECTO Y TRABAS REGIONALES

 

-El negociador jefe de Brasil advirtió ya en 1998 que la ampliación del comercio intra-Mercosur había tocado techo y que, si querían seguir creciendo, debían mirar a los países andinos.

- Es que el problema estratégico de la región no es sólo el Mercosur sino el Mercosur más los estados asociados. Ahora con países como Venezuela, que está aceptado como miembro pleno y estoy seguro que tendrá derecho a voto. Lo que ocurre es que hay que cumplir la normativa Mercosur e iniciar la desgravación arancelaria para liberar el comercio en 2012 a los países con menor porte, como Uruguay y Paraguay, mientras será en 2014 para Argentina y Brasil. Lo mismo pasará de futuro con Bolivia y Ecuador.

 

-¿Cuándo Ud. piensa en Mercosur lo hace como plataforma para alcanzar a los demás mercados o como un coto de caza –ahora sudamericano- donde hacer una sustitución de importaciones, en una remake continental del modelo cepalino aplicado localmente hace medio siglo?

-A esta altura, la globalización no se puede parar. Estoy leyendo el último libro de (Joseph) Stiglitz sobre cómo volver buena la globalización. Hay fenómenos, como los intercambios comerciales y financieros, que deben regularse, no eliminarse. La globalización no es mala. Hubo desde que los transportes empezaron a universalizarse luego de 1800 y los británicos llevaban sus mercaderías al mundo, después de hacer un estudio meticuloso por (Charles) Darwin, de cada país. Después de años de odisea hizo un mapa de cómo debía realizarse la conquista y los ingleses la cumplieron de cabo a rabo, pues son muy cuidadosos en eso de conquistar y eliminar a los enemigos. El proceso de integración tiene como objetivo lograr que las economías de los países de Sudamérica, y si es posible del resto de Latinoamérica, logren una complementación que les permita expandirse sostenidamente con independencia del predominio de un espacio económico u otro. En América del Sur hay reservas de energía, petróleo y gas, por casi cien años. El mineral que quiera. De Venezuela a Tierra del Fuego y del Pacífico al Atlántico disponemos de todo. Tenemos capacidad de alimentar no a 400 millones de habitantes sino a 4.000 millones. Pero hay 200 millones de pobres, que no son fruto del azar sino de un proceso de desintegración programado y llevado meticulosamente, donde las grandes potencias del siglo XIX y el siglo XX tienen absolutamente mucho que ver.

 

-¿Y cómo explica que ahora, que hay gobiernos democráticos en toda Sudamérica y buena parte de similar entonación ideológica, no se logra más avances hacia la integración?¿Es que los liberales son más aptos para el derribo de fronteras comerciales prescindiendo de los impactos?

-No creo que sean más aptos sino que son menos aptos. La prueba es que integraron y a renglón seguido desintegraron, porque cayó la economía de Brasil, luego la de Argentina y luego la uruguaya. Recuerde que el Plan Austral voló por los aires, el Cruzado, el Real y el peso uruguayo.

 

-¿Qué falta entonces en el contacto de los gobernantes sudamericanos?

-Importa mucho que no sólo hay que integrar en los papeles, sino en la realidad. Hay que apuntar a que las economías se integren, pero estamos respondiendo a 200 años de un proceso de desintegración: no hay una sóla vía férrea que una al Pacífico con el Atlántico. ¿Cree que se puede hacer un proceso de integración sin vías de comunicación que unan los países? No hay una sola carretera que una los dos océanos. Ahora están   terminando una en Perú, allá arriba que a lo mejor permite eso. Acá hay que pegar una vuelta por veinte carreteras distintas para llegar a Mendoza, por donde está el cruce más importante a Chile, desde Argentina, Brasil y Uruguay.

 

-¿Qué perturba el proceso de integración?

-Además de las crisis y de los modelos económicos que estallaron, están los intereses corporativos que, de pronto, cuando tenemos arancel cero para entrar con arroz al Brasil, la corporación arrocera de Rio Grande Do Sul se levanta y dice que en la cáscara del arroz nuestro hay bacterias. O que el globito de nuestra agua Salus (mineral) es más grande que el brasileño y detienen los camiones.

 

-¿Y el acceso de bicicletas uruguayas a Argentina?

-Sobre las bicicletas fue ganado el proceso, pero Argentina no cumple (el laudo), porque hay corporaciones que hacen pesar mucho su influencia interna. Se necesita, más que la voluntad política de firmar acuerdos, la voluntad política de ejecutarlos. Yo creo que hemos avanzado. La integración de Venezuela ha permitido veinte acuerdos bilaterales con Uruguay, aunque aún no es miembro pleno. Con Argentina, hizo otro tanto. Con Bolivia estamos trabajando intensamente y ayudando, cuando hay un desastre, a que se recupere proporcionándole ayuda en materia de alimentos y la salud de su gente. Pero también es política nuestra que Chile se integre cada vez más a la región, que mire más hacia América y ya los Andes no son una barrera. El objetivo es que Ecuador mire hacia esta zona, uniendo este mapa de Sudamérica que puede ver a mi espalda, porque es prioridad estratégica, porque queremos primero que la riqueza del área sea utilizada para el desarrollo sostenido del área, para interconexión de infraestructuras y de las estructuras privadas. Para que la madera sea aserrada en Uruguay, industrializada en Argentina, que la soja argentina pueda ser industrializada en Uruguay si es posible. Y que podamos desarrollar los combustibles renovables con Brasil.

 

-¿Dicha política no apunta a la sustitución continental de importaciones?

-No, aunque se va a dar espontáneamente. Por ejemplo, Brasil tiene la fábrica de automóviles Volkswagen más grande del mundo. Supongo que tiene capacidad para producir de medio millón a un millón de vehículos al año, utilitarios, y de paseo para pasajeros. Si Ud. me dice que eso es sustituir importaciones, yo le digo ¡claro! Hace años que se sustituye importaciones, pero yo quiero es que se complemente eso con que en Uruguay se produzcan autopartes, podamos colocarlas y se las vendamos a Japón si las quiere comprar.

 

-¿Confía en el compromiso de Lula que ahora, en su segundo período, compartirá parte de los procesos de fabricación con Uruguay en los acuerdos para generar bienes manufacturados rumbo a extrazona?

-Si, claro y se lo hemos planteado nosotros explícitamente. La complementación industrial de varias áreas es muy importante, como la cebada malteada para la industria cervecera brasileña y también para la nuestra. Lo malo es que hayan cerrado la fábrica de cerveza nuestra. La alianza estratégica apunta a volver autosuficientes a nuestros países, pero a tener conexiones con todos los espacios económicos del mundo.

 

LIDERAZGO Y TRATOS EXTRA-REGION

 

-¿Brasil ha sabido liderar al Mercosur para acordar con UE y EEUU?

-Mire, Brasil nunca fue nominado líder. Lula dice muy bien que los liderazgos no se decretan, se ganan con la acción que se realiza.

 

-¿Ha sabido hacerlo?

-Ha cumplido una tarea importante en la relación de nuestros países con el Grupo de los 20, el Grupo de Cairns y las negociaciones con la OMC. Lo que ocurre es que el proceso de integración regional es muy complejo por las corporaciones que, amparadas en los viejos privilegios que tenían en el mercado nacional como propio, e intentan mantenerlos por diverosos mecanismos cuando ahora tienen la obligación de competir. Las uruguayas deben ganar espacios económicos en Brasil, las argentinas en Uruguay si son mejores y si son peores no ganarán. Que haya normas de competencia lícitas que mejoren la calidad de producción y de vida de la gente. No se propone sustituir importaciones sino producir lo necesario en todos los rubros y vender carne a todos los que quieran comprarla en el mundo, con calidad y sin aftosa.

 

-Hacia afuera de la región,¿en qué casos acepta acuerdos bilaterales y en cuáles en conjunto frente a la contraparte?

-Hay reglas en el Mercosur. Los acuerdos que se realicen para liberación del comercio deben hacerse bajo las normas del Protocolo de Ouro Preto (que rige desde 1995 la unión aduanera Mercosur). Primero debe haber un tratado marco entre los países del Mercosur con el país que se hará el tratado de libre comercio y luego, si algún país lo necesita, darle el waiver (paraguas) o autorización para que realice ese tratado, que fue lo que hizo Uruguay con México. Lo importante es que avancemos en un tratado común. Me parece muy bueno negociar en común, todos los países del Mercosur con EEUU y conseguir un tratado de libre comercio en conjunto. Porque la capacidad de negociación de Uruguay aumenta, porque ya no somos 3,4 millones de habitantes sino 300 millones.

 

-¿Hay contactos para renovar los esfuerzos para un futuro 4 + 1?

-Ya hubo un tratado 'cuatro más uno' que fue el Tratado del Jardín de las Rosas de 1991. Y se puede avanzar. Pero para tener un tratado de libre comercio con Unión Europea o EEUU, hay que salvar instancias previas de la Organización Mundial de Comercio que regla el comercio entre países, que tiene diversos capítulos de bienes y servicios como el capítulo agrícola. Nosotros hemos aprobado todos los capítulos y liberalizamos el comercio. Aquí ingresan los bienes norteamericanos y europeos con aranceles muy bajos, con preferencias generales. En cambio, no se ha liberado el ingreso de los bienes agrícolas al mercado norteamericano y europeo. El capítulo quinto de la Ronda Doha no se ha materializado.

 

-¿Y cuál es el efecto?

-El efecto es que EEUU cuotifica la importación, por ejemplo de la carne uruguaya. Veinte mil toneladas entran con arancel cero, pero las otras 330 mil pagan 24%. Eso no es comercio libre sino administrado, porque las corporaciones norteamericanas obligan al gobierno a imponerlo, para controlar su mercado. Exportamos tanta carne aún con ese arancel tan alto, porque no entra la carne de Canadá que tiene vaca loca y no puede ingresar.

 

-Uruguay firmó en enero un TIFA con EEUU que extiende el Acuerdo de Inversiones que Ud. signó en 2005 con su par del Departamento de Estado. Siendo canciller ¿por qué Ud. no firmó el Acuerdo Marco de Comercio e Inversión, TIFA (según traducción oficial repartida) y lo hizo el secretario de la Presidencia?¿Fue porque Ud. no estaba de acuerdo?

-Usted está confundido. El tratado de inversiones (Uruguay-EEUU) es el que rige las mismas. Ese sí lo firmé yo y se ratificó por el Parlamento. El llamado TIFA es un mecanismo, no es un tratado en si mismo, sino la creación de un Consejo en el cual se van a estudiar una serie de temas que pueden conducir a un tratado sobre esos temas entre los dos países, como bienes industriales, servicios, compras del Estado, propiedad intelectual, etc. ¿Por qué no lo firmé yo? Porque la orden presidencial fue que la distribución del trabajo para negociar con EEUU tenía como número 1 al presidente de la República, subordinado a él el secretario de la Presidencia, y en un equipo de negociadores los distintos ministerios. En consecuencia, lo tramitó la Secretaría de la Presidencia que fue designada.

 

-Por lo tanto, ¿no se sintió desplazado por eso?

-Yo no me sentí involucrado en la sanción. No desplazado, pues ya se había fijado el procedimiento a seguir. La razón está clara. Fue porque tuvimos una polémica bastante acentuada acerca de si se firmaba o no un tratado de libre comercio con EEUU.

 

-El ministro de Economía, Danilo Astori, manifestó que de once TIFAs que firmó EEUU con otros países, la mitad terminó llegando a TLC…

-y los otros no …

 

-Y si mañana Argentina y Brasil le admitieran a Uruguay la libertad de negociar un TLC a solas con la Casa Blanca, como canciller ¿le parece conveniente un tratado de comercio bilateral Uruguay-EEUU?

-De acuerdo con lo que estudiamos en la fuerza política (se refiere a la coalición gobernante Encuentro Progresista-Frente Amplio-Nuevo Espacio) antes de llegar al gobierno, no es conveniente para el Uruguay porque haría desaparecer la industria farmacéutica de un soplido, pues se impondrían las condiciones que EEUU propone. En el TLC que firmó con Perú y que es el formato que planteó a Uruguay, en investigación y producción de medicamentos la patente de la firma productora se extiende de 20 a 30 años, con el mismo proceso de obtención de plusvalías que hasta ahora. Eso no sólo destruye la industria farmacéutica uruguaya sino casi inhibe la investigación porque nadie va a meterse a competir en investigación con grandes laboratorios del mundo, si sabe que hay una desventaja formidable, pues ellos tienen avances tecnológicos que no hemos conseguido. En las grandes compras del Estado, que superan los USD 20 millones o USD 30 millones, las empresas de nuestro país no tienen capacidad para competir con empresas de USD 3.000 millones de capital y que producen a una escala muy grande. Pueden traer un hotel entero y meterlo en un balneario uruguayo. Por ejemplo, el Conrad (de Punta del Este) que fue traído. Hecho y armado por los uruguayos acá, pero traídas hasta las sábanas y las fundas de las almohadas del exterior, no sólo la cubertería.

 

-¿Y por dónde ampliar el comercio más allá de la región?

-Soy partidario que el Mercosur, que ya tiene un tratado de libre comercio con Chile, lo acentúe y acelere las fechas de su realización.Tenemos abierta también una negociación en conjunto con Europa, pero va muy lenta.

 

-¿Quiere un negociador-jefe del Mercosur con UE?

-Planteo que haya, en nombre de todos un negociador-jefe, un comisario permanente que conduzca la negociación para que no se disperse la misma.

 

-¿Pensó en alguien?

-No nos importa de qué país sea el designado. Lo que nos importa es su capacidad para realizar la tarea, no importa el origen nacional sino las condiciones para desempeñarla. Y me importa que negociemos en conjunto con China, la India y busquemos con Sudáfrica una relación común con los países africanos. Pues será una de las maneras de complementarnos para producir conjuntamente y competitivamente con Europa, EEUU, Africa, India y China Popular.

 

-¿Y cuál sería entonces su formato preferido con EEUU?

-Si se negocia un Tratado de Libre Comercio con EEUU, soy partidario que se haga en forma conjunta con el Mercosur, pero que individualmente a Uruguay no le conviene. Tanto no le conviene, que no crea que la decisión la tomé yo, Canciller del Uruguay en cuanto a no firmar un TLC. La tomó el Presidente, pues cuando les planteó qué acuerdo comercial podemos tener entre los dos países, el Departamento de Comercio de EEUU le dijo: "un tratado con el formato Perú o nada". Y entonces, el presidente de la República les respondió que esa no es una negociación sino una imposición y, por lo tanto, no habrá un tratado de libre comercio.

 

EL FUTURO URUGUAYO ARGENTINO

 

-Cuando le escucho citar la respuesta del presidente Vázquez a EEUU, me parece escuchar lo que dijo el presidente Néstor Kirchner de su gobierno, el 1 de marzo ante el Congreso argentino. Decía que Uruguay, al afirmar que negociaría el tema de las pasteras, pero que no revería la construcción ni su emplazamiento, no estaba negociando sino imponiendo.

-El diferendo que tenemos con Argentina tiene una naturaleza distinta. Es un diferendo sobre la administración del río Uruguay (en la Comisión Administradora del Río Uruguay, CARU), tal como lo planteó Argentina.

 

-¿No hay un 'pecado original' del gobierno anterior - al no haber llevado   la aprobación de las papeleras a la CARU-  que de alguna forma el gobierno uruguayo actual calla, como continuidad del Estado uruguayo?

- ¡¿Usted cree que yo le voy a contestar esa pregunta?! Está loco.

 

-Yo se la pregunto y si Ud. no me la contesta está en  su total derecho…

-Lo que yo quiero decirle es que Uruguay sostiene que Argentina, en la Comisión Administradora del Río Uruguay, aceptó que se instalaran las plantas de celulosa. Está en las actas. El presidente argentino, señor Kirchner, hizo un mensaje a la nación argentina en el cual explícitamente dijo que las cancillerías habían llegado a un acuerdo sobre las plantas de celulosa y, por lo tanto, ese es un documento oficial que acredita que –más allá que no se hubieran materializado en un acta por escrito, aparte y por separado individualmente, cada una de las normas- el criterio general estaba aprobado y Uruguay estaba en condiciones de desarrollar la instalación de las plantas.

 

-Ante lo dicho por Kirchner¿Uruguay quiere sólo su posición o negociará?

-Uruguay ya propuso vías de salida al diferendo: el monitoreo de ambas partes, tanto en la construcción como en la gestión de las plantas.

 

-Eso también lo recomendó la Corte Internacional de Justicia en La Haya pero el gobierno argentino se negó a participar…

-Argentina no lo acepta, pero lo que Uruguay no va a aceptar es detener la construcción de las plantas o el funcionamiento. Se sigue monitoreando la calidad de las aguas y Uruguay está absolutamente seguro con Botnia, la fábrica que se va a instalar (en 2007), de acuerdo con los informes internacionales. Que le permitieron a Uruguay ganar en La Haya cuando Argentina pidió medidas cautelares para suspender la obra y las perdió. Además, ganar en el tribunal ad hoc de Solución de Controversias de Mercosur, donde los tres jueces –uno argentino, uno uruguayo y uno neutral- dictaron por unanimidad la ilegitimidad de los cortes de ruta y bloqueo de puentes. Y, en tercer lugar, la respuesta que dio el Banco Mundial, después de cuatro estudios ambientales, acerca que las empresas que iban a construir esas plantas debían tener acceso a sus créditos, porque no iban a contaminar el medio ambiente.

 

-¿Cómo cree que se sale de esta situación de diferendo, tras una relación de 200 años de ambas repúblicas, desde un Uruguay que depende tanto de sus tres puentes con Argentina para su conexión con Sudamérica?

-Yo creo que negociando. Primero dialogando y, luego, creando las condiciones para una negociación diplomática, donde las cancillerías tengan el rol protagónico. No es sencillo porque el diferendo se ha trasladado políticamente al nivel de las masas poblacionales de Entre Ríos transformando lo que es un problema de carácter técnico en un problema de carácter político, que no creo que desaparezca con la resolución de los actos electorales en Entre Ríos y en Argentina.

 

-¿Está diciendo entonces que la solución no depende de esperar hasta que pasen las elecciones nacionales argentinas?

-Estoy diciendo que no depende de eso, por la manera de los medios de comunicación y la manera como los grupos organizados bloquean la entrada de los puentes. Y Ud. me preguntará, ¿cómo pueden bloquearlo permanentemente? Es un esfuerzo realmente heroico el que están haciendo del punto de vista financiero, porque se están autoabasteciendo y manteniendo a ese grupo muy importante, en Gualeguaychú, solos y sin que nadie los ayude, para bloquear esa línea de comunicación que es la más importante. Por allí pasa el 60% de las mercaderías uruguayas que van a Argentina, Chile, Bolivia y Paraguay o mercaderías argentinas que vienen a Uruguay. Me parece que hay que darle tiempo al tiempo y tener paciencia.

 

-¿Puede Uruguay mantenerse indefinidamente con uno o todos los puentes periódicamente cortados, parcial o totalmente?

-Perdiendo dinero. Sufriendo pérdidas muy graves. Por eso pedimos medidas cautelares, para que en Argentina el poder no fuera sustituido por los ciudadanos, que se erigieron en poder político. Porque Ud. entra ahora por Colón o Concordia, si lo dejan entrar los asambleístas. Si no, no entra.

 

-¿El gobierno argentino está cumpliendo su papel?

-No. Es lo que nosotros decimos, que el gobierno argentino no ha hecho el esfuerzo de evitar que se bloqueen los puentes. No ha hecho ejercicio de su autoridad para que se desbloqueen los puentes y, por lo tanto, la autoridad que hay allí son los asambleístas que están con las sillas plegables y las cuatro maderas bloqueando el paso.

 

-¿Hay grupos empresariales que se benefician del corte de los puentes?

-Yo no creo, hasta que no pueda probarlo.

 

-¿Uruguay mostrará pruebas del perjuicio o dejará solos a los privados?

-El Ministerio de Turismo está haciendo estimaciones de cuánta gente ha dejado de pasar hacia Uruguay. Leí que hubo 48.000 vehículos menos, que no pasaron por los puentes (con Argentina) frente al año anterior. Eso sólo le da la magnitud de la caída de gasto, pero no sólo es problema de turismo porque se contabilizan vehículos que no sólo transportan gente sino mercadería. Y hay que contabilizar muchos negocios que no se realizaron por la incertidumbre de si se podría pasar o no. Y se transforman en un déficit comercial apreciable con Argentina. Contabilice además la pérdida que tuvieron los camioneros al gastar el doble de combustible para pasar de un lado al otro (por los puentes más al norte) o los costos en salarios, por la espera que sufrieron en los puentes, además de los perjuicios a las familias y al comercio uruguayo en Fray Bentos, Paysandú y Salto. Pero también al comercio argentino que está sintiendo duramente los perjuicios, al punto que los incidentes que ha habido se han producido del lado argentino (*).

 

-Según las propuestas que en reserva manejan ambos gobiernos, ¿cree que son potables las propuestas que les bosquejó el facilitador enviado por el rey de España o habrá que esperar una nueva mediación de otro país?

-Seguramente, la primera reunión programada con el facilitador, para el diálogo (entre ambos gobiernos). se realice en el mes de abril, de acuerdo con los datos que yo tengo, porque ahora no hay fechas.

 

-¿Será en Madrid?

-No sé si en Madrid. En algún lugar de España se va a hacer, pero no tenemos la agenda todavia pues el facilitador no nos la ha proporcionado.

 

-¿Ud. como canciller irá en representación de Uruguay?

-El Poder Ejecutivo va a designar la delegación que irá.

 

-¿Cree que en este diferendo de Argentina y Uruguay hay gobernantes que lo tomaron como algo personal, complicando una solución de Estado?

-No. No sé. No creo. Hemos tenido la sensatez, tanto ellos como nosotros, de no transformar ésto en un pleito personal entre los cancilleres o los presidentes. Nos vemos, conversamos, discutimos y demás, pero tratamos de resolver las cosas mediante el diálogo y no llevarlo a lo personal.+

 

PUBLICADO en revista argentina MERCADO, edición abril 2007

 



--
Carlos Daniel Montero Gaguine
Corresponsal económico RADIO NEDERLAND para Cono Sur
tel:(598 2) 481 49 46 - cel  (096) 481 931
desde el extranjero (598) 96-481-931
www.SINTESIS.org - www.REgionAL-TIME.com
Casilla de Correo 1471,
Montevideo, Uruguay
Of: Magariños Cervantes 1788
Montevideo CP 11.600, Uruguay

No hay comentarios.: