Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

10/26/2007

Chavez: Anda a cantarle a Fidel (p/C.Montero para semanario Brecha del viernes último)

Versión completa del análisis publicado en semanario Brecha del viernes último
ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Las metas regionales del presidente venezolano Hugo Chávez

ANDA A CANTARLE A FIDEL
por Carlos Montero

La unión política de Venezuela y Cuba, como núcleo duro de una hipotética "confederación de repúblicas bolivarianas, martianas, caribeñas y sudamericanas", fue explicitada esta semana por el presidente venezolano Hugo Chávez como su visión regional, subyacente bajo pléyade de siglas, metas y acuerdos que ha lanzado en 8 años, sustentada en lo que Marcelo Jelen (IPS) llamara dos años atrás 'la diplomacia del barril' de petróleo, en comparación con la criticada 'diplomacia del dólar' de EEUU.

Cuando asistimos en febrero de 1999 a Caracas, para cubrir la asunción de Chávez, la jura "ante esta moribunda Constitución" dejó clara su vocación refundacional y la apelación a mitos fundantes: muy pronto reformaría la carta magna, cambiando el nombre del país a República Bolivariana de Venezuela. La concentración de facultades para gobernar reduciendo intervención parlamentaria y la busca de reelección indefinida, proyectan el estilo general de su acción al campo específico de la política exterior, en especial con la propuesta de múltiples nuevos entes regionales, que se presentan como alternativas a las estrategias de Brasil y EEUU.

Los acuerdos de explotación, procesamiento, provisión y financiación de crudo pesado, cuyas existencias se promete por 200 años, es un recurso de respaldo pero no es propiamente una estrategia. Por eso Venezuela no tiene una 'política exterior de Estado' consensuada, pues gobierno y oposición responden a la fórmula bíblica 'el que no está conmigo, está contra mi'; ni hay política exterior del chavismo con múltiples movimientos que se busca integrar en un Partido Socialista Unido (PSUV donde los votos son del mandatario); ni hay think-tank gubernista que eleve opciones estratégicas a largo plazo. Lo que hay es una política exterior de Chávez que debe aplicar Nicolás Maduro, ministro del Poder Popular para Relaciones Exteriores, último canciller en la Casa Amarilla que José Vicente Rangel condujo, antes de llegar a vicepresidente y ser removido en febrero con el nuevo período presidencial. Rangel, fiel contra el golpe de abril de 2002, sigue declarándose amigo de Chávez y desea estar en el PSUV, pero admitió no entender algunas decisiones del mandatario: "Es un cambio inexplicable para mí. Ahí entran las razones del presidente, que pueden ser conocidas o se las puede guardar como jefe del Estado…"

El líder apela a Simón Bolívar, con un discurso latinoamericanista, epítetos anti-imperialistas y defiende construir lo que llama el Socialismo del siglo XXI, al que costaría tildarlo de marxista pues el europeo Karl Marx criticó duro a Bolívar en 1857, en escrito inédito hasta 1930 en ruso y 1936 en castellano. Ante la censura de la New American Cyclopaedia, Marx escribió a Engels: "la fuerza creadora de los mitos, característica de la fantasía popular, en todas las épocas ha probado su eficacia inventando grandes hombres. El ejemplo más notable de este tipo es sin duda Simón Bolívar" (14/02/1858), reproduce revista Relaciones, agosto 2007.

Chávez tiene, en cambio, el modelo de líder antiimperialista de la segunda mitad del siglo XX con cuya imagen quiere ser asociado en esta nueva centuria, para recibir la bandera como continuidad: viajó siete veces a Cuba desde que Fidel Castro transfirió las funciones hace 14 meses, por razones de salud. Tras encuentro de 4 horas el sábado (donde se le vió cantando en un vídeo de 17 minutos) y diálogo telefónico de más de una hora en su dominical "Alo, Presidente", Chávez firmó más que 13 documentos, más que revitalizar una refinería soviética o buscar petróleo en Cuba. Apunta "a marchas forzadas" a integrar las "dos repúblicas en una, dos países en uno". Emitió un decreto para crear una compañía mixta para manejar las comunicaciones internacionales cubanas con fibra óptica submarina china entre la isla y Sudamérica, para no depender de EEUU o Europa.

"Nosotros podemos convertirnos, en marco de la agregación", articulando el Caribe con Sudamérica, en "una región-potencia", a la cual compara con "Rusia (que) hoy se ha levantado de nuevo (…) asumiendo posiciones muy firmes y además solidarias" con países "amenazados por Estados Unidos", en alusión a Irán, visitado por Vladimir Putin este martes. El presidente ruso evita nueva sanción en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas al programa nuclear iraní, para el cual su país construye hace 12 años una postergada central. A su vez, Chávez promovió acuerdos de sus presidentes más afines en Bolivia, Nicaragua y Ecuador con el premier iraní, Mahmud Ahmadinejad, quien en el último año estuvo más veces en Latinoamérica que Bush en su gestión, admite Andrés Oppenheimer del Miami Herald. Irán y Venezuela crearán un fondo de inversión por USD 2.000 millones.

En Montevideo, Oppenheimer me definió a Chávez como "narcisista-leninista", alineado con la visión de la Sociedad Interamericana de Prensa que denuncia ahora presiones para que no haga su asamblea de marzo en Venezuela. "Los únicos que imponen censura en Venezuela son los capitalistas de la prensa" desmintió el ministro de Comunicación William Lara que llama a la SIP "Sociedad Interamericana de Explotadores de Periodistas" por sus críticas sobre libertad de prensa a las que ve como parte del roce con la Organización de Estados Americanos y EEUU.

En su enfrentamiento con la Casa Blanca, que apoyó la intentona de 2002 pero no puede prescindir de su petróleo, Chávez buscó reaseguros globales con otros tres 'vetantes' de ONU: Federación Rusa a la que visitó durante la cumbre del Mercosur de fin de junio, a la que compra armas y fabricará fusiles en Venezuela; China, interesada por el crudo y a la que encargará el cable con Cuba; y Francia, que quedará muy agradecida si Chávez logra el canje de rehenes de las FARC por detenidos del gobierno colombiano, pues  incluye a una candidata colombiana de ciudadanía gala. Y aunque no pudo entrar al Consejo de Seguridad como miembro rotativo, Venezuela admitió que le supliera Panamá, vía cercana al Pacífico al mando de otro Torrijos.

Candidata a ser sede del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), Panamá tiene firmado un tratado de libre comercio (TLC) con EEUU, como Perú y Colombia, en proceso de ratificación en el Capitolio. Chávez enfrentó el proyecto de EEUU con su Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) y logró empantanar el ALCA en 2004 junto a Argentina y Brasil, a la vez que renunció al Pacto Andino en 2006 como protesta al efecto de los TLCs de sus socios. Sin embargo, en ALBA sólo consiguió integrar a Cuba, Bolivia y Nicaragua. Su retrasado ingreso al Mercosur excede un entuerto discursivo más –en este caso con el Senado brasileño- sino que tiene como esencia que Venezuela quiere ser socio pleno del bloque atlántico sin cargar importaciones con un Arancel Externo Común, protección regional, ni abrirse a la entrada masiva de bienes brasileños. La letra del trato de apertura comercial con Brasil no está sellada, pues el Palacio de Miraflores (Caracas) pretende seguir comprando del origen que mejor le convenga y defendiendo su producción interna de la competencia.

Por eso, la catarata de siglas promovidas por Chávez apuntan al continente en materia política, energética, infraestructura y finanzas, pero no reafirman los andamiajes de preferencias comerciales de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) –que le son aplicables por 4 años más- y el Mercosur. Está a favor de la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) con un Parlamento Sudamericano (dejando al Parlasur y Andino como subsedes), apostando al abanico de proyectos del IIRSA (Iniciativa de Infraestructura Regional Sudamericana), en particular el Gasoducto del Sur de Venezuela a Argentina, que a Brasil alcanza con que llegue hasta Pernambuco, para garantizarse un suministro que no le deje dependiente del gas boliviano o la electricidad paraguaya.

Tras la compra venezolana de bonos argentinos, que repasó luego al mercado secundario internacional, Chávez logró apoyo de Kirchner para un Banco del Sur (con sede en Caracas y subsedes en La Paz y Buenos Aires), que sería un banco de desarrollo más que propiamente un FMI regional, como esbozó Venezuela y el propio canciller uruguayo Reinaldo Gargano. Brasilia prefería coordinar a la Corporación Andina de Fomento, con Fonplata y su poderoso banco estatal BNDES, pero ahora son siete los gobiernos interesados, aunque no se sabe de dónde saldrán los USD 7.000 millones de capital ni si alguien tocará sus reservas internacionales para formarlo, por lo que está a confirmarse la propuesta cumbre presidencial del 3 de noviembre en Caracas, para fundar el BANSUR, si no se quiere contar con la ausencia brasileña como en el proyecto televisivo TELESUR.

Chávez pretende la refundación de la integración subcontinental y latinoamericana, como reaseguro político ante EEUU cual potencia-región y mercado demandante de su crudo pesado, alistando instalaciones para refinarlo, mientras lo financia -con el precio mayor del barril actual- y se transforma en acreedor al ofrecer una parte del pago en productos, que luego no siempre empresarios privados pueden proveer al mercado venezolano, con lo cual quedamos en déficit de la balanza comercial. No en vano ANCAP empezó a comprar al contado y ahorrar un millón de dólares de intereses por embarque mensual. También el Ministerio de Industria y Energía llamará a interesados en asociarse para reformar la refinería de La Teja, en vez de apelar al memorándum de entendimiento entre ANCAP y PDVSA que acordaron, en agosto ante los presidentes de Uruguay y Venezuela en Montevideo, para analizar cómo erigir "un módulo de conversión profunda para el procesamiento de crudo, esencialmente venezolano".

Tratos bilaterales similares articulan el plan del bolivariano para una Petroamérica hecha en partes por Petroandina, Petrosur y Petrocaribe. Chávez enfrenta a México en el Caribe con apoyo de Cuba y en Centroamérica con el de Nicaragua; enfrenta a Brasil en el Mercosur con apoyo de Argentina, a Chile con el de Bolivia y a Perú con el de Ecuador. Demasiados frentes regionales, sin perder de vista el panamericano con EEUU para el cual necesita el apoyo del resto, como cuando Lula le salvó del boicot en PDVSA enviándole combustible refinado. Por eso la Historia previene de precipitarse, pues de las siglas al hecho, hay un gran trecho.



--
Carlos Daniel Montero Gaguine
Corresponsal económico RADIO NEDERLAND para Cono Sur
tel:(598 2) 481 49 46 - cel  (096) 481 931
desde el extranjero (598) 96-481-931
www.SINTESIS.org - www.REgionAL-TIME.com
Casilla de Correo 1471,
Montevideo, Uruguay
Of: Magariños Cervantes 1788
Montevideo CP 11.600, Uruguay

No hay comentarios.: