Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

12/30/2005

Puentes cortados sobre aguas turbulentas

El Río Uruguay y el Río de la Plata unen y dividen

FIN DE AÑO CON LOS
PUENTES CORTADOS Y
AGUAS TURBULENTAS

por Carlos Montero, montero@sintesis.org

El bloque de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay -llamado MERCOSUR- a
casi 15 años de vida y a un día de la meta postergada para ser unión
aduanera-exhibe fracturas por el similar nacionalismo y proteccionismo
de gobiernos de tono similar centroizquierdista que cubrieron Sudamérica
este año, aunque prometan sumar en 2006 candidatos a socio pleno como
Venezuela y Bolivia.

Este viernes 30 promete el caos fronterizo entre Argentina y Uruguay,
países tradicionalmente hermanos por dos siglos, cuando ambientalistas
-con apoyo del gobierno argentino- cortarán el acceso a los tres puentes
binacionales de miles de sus compatriotas que pasan año nuevo y veranean
del lado uruguayo, en una rara versión de "Puente sobre aguas
turbulentas" de Simon&Garfunkel.

La discordia es por dos plantas de celulosa en Uruguay, sobre el río
limítrofe, a construir con mil millones de dólares de la finlandesa
Botnia y la española Ence. El gobierno de Néstor Kirchner conminó al de
Tabaré Vazquez a detener las obras o recurrirá a la Corte Internacional
de La Haya.

Uruguay es un país de tres millones, nacido en 1828 por la estrategia
imperial británica de crear estados tapones que amortiguaran a potencias
fronterizas. Lord Ponsomby es el mismo que negoció crear Bélgica entre
Francia y Alemania en el Mar del Norte, como a Uruguay entre Argentina y
Brasil en el Río de la Plata. Hoy Bruselas y Montevideo son las
capitales burocráticas de la Unión Europea y el MERCOSUR, asociaciones
regionales de viejos rivales.

Un Grupo de Alto Nivel de ambas cancillerías se viene reuniendo cada dos
semanas para intercambiar informes técnicos sobre eventuales pérjuicios
al medio ambiente de las plantas de celulosa, tratativas que fracasaron
esta semana y derivarán a fin de enero en reportes con conclusiones
opuestas.

El jefe negociador argentino y representante especial de Asuntos
Ambientales, embajador Raúl Estrada, cuestionó por irregular al dictamen
positivo de la Corporación Financiera Internacional (CIF) del Banco
Mundial y dijo que Uruguay no tiene los reportes sobre polución "en
poder de las empresas" inversoras.

La vicecanciller uruguaya Belela Herrera dijo en exclusiva a Nederland
que lamentaba que el gobierno argentino no creyera en todos los informes
dados por su gobierno mediante el viceministro de Industria, Martín
Ponce, quien ofreció monitorear juntos con "solidez en lo técnico y en
lo político" el impacto futuro en el río Uruguay, cuando Buenos Aires ya
contamina gravemente con industrias al Río de la Plata.

Ello lleva del choque de ministros al nivel presidencial, por lo que
Tabaré Vázquez hizo contactos para que los partidos uruguayos tengan una
posición común que considere violatorio del Mercosur el que se obstruyan
los puentes a Uruguay para miles de argentinos, que sólo cruzarán por
vía aérea o fluvial si van en auto. Así se pronunciaron los ex
presidentes Lacalle y Sanguinetti.

El canciller Reinaldo Gargano acusó al gobernador de Entre Ríos, que
apoya la protesta, de negociar en 1996 la erección de plantas de
celulosa. Buscó frenar así una polémica que -a su entender- tomó "un
estado público casi explosivo" y pidió "mucho cuidado, porque puede
destruir una amistad".

El ministro uruguayo de Turismo, Héctor Lescano, viajó a Buenos Aires
pero halló que la protesta tiene apoyo gubernamental y provincial, por
lo que no logró compromisos para abrir el paso -lo que considera una
"responsabilidad" nacional argentina- y entregará un folleto a los
turistas que lleguen, con "las razones técnicas por las cuales nos
tenemos mucha fe" para cuidar el medio ambiente, en una obra que
consideró "irreversible" y "una causa nacional"

Pero los choques entre los socios chicos del Mercosur, Paraguay y
Uruguay, con los socios grandes, Brasil y Argentina, no se limitan al
cruce de ríos sino a la relación asimétrica de tamaños, talón de Aquiles
para un Brasil con 180 millones de habitantes, Argentina 38 millones y
Paraguay sólo 6 millones.

Lula, que busca en 2007 la reelección en Brasil, igual que su colega
argentino Néstor Kirchner, no quiere profundizar mutuos conflictos
comerciales para consolidar la dupla como eje del "salto adelante"
político de un Parlamento Mercosur en 2007 y unión sudamericana que
llegue al libre comercio en 2010.

Por eso el 18 de enero se reunirán los mandatarios argentino y brasileño
en Brasilia, para recibir al día siguiente al venezolano Hugo Chávez,
aceptado como nuevo país en proceso de adhesión al Mercosur y dar el
espaldarazo a Bolivia para que también lo sea en 2006, pues cuenta con
el voto de Uruguay.

Se complica una zona de libre comercio lanzada en 1991 que aún no tiene
arancel cero o la unión aduanera, que lograría en 1995 un arancel
externo común, se atrasó a 2006 y sigue cual queso perforado por
excepciones, como admitió a Radio Nederland el secretario general de
ALADI, Didier Opertti, aunque dijo que "por ese queso transcurre gran
parte de nuestro comercio".

El titular de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI)
destacó que, mientras en 2005 el comercio mundial crecerá 7%, el
intercambio entre Sudamérica, Cuba y México subirá 24% este año hasta
U$S 76.000 millones, lo que alienta la meta de construir un Espacio
Económico Lationoamericano.

Mientras, una primera foto de familia del Mercosur, repleta de
presidentes socialistas, se espera para la asunción de Evo Morales este
22 de enero, apuntando a un triángulo energético subcontinental y
estabilidad política para dos nuevos socios de relaciones erizadas con
EEUU.

Pero Paraguay y Uruguay también están erizados por medidas inconsultas
de Argentina y Brasil, que traban bienes y personas, lo que les hace
dudar si vale sumar miembros al Mercosur, cuando los actuales no cumplen
los protocolos.

Un alto embajador, en reserva con Nederland, dijo que no hay ya lugar
para retirar embajadores a consulta o llamadas entre presidentes, sino
que -de seguir el conflicto entre vecinos- sólo queda que el mandatario
uruguayo diga públicamente que "el Mercosur así no nos sirve" y enfriar
la participación uruguaya bajo la presidencia rotativa argentina todo
el próximo semestre.

La cita de Vázquez con el ex presidente Luis Lacalle, fundador de
Mercosur, fue una advertencia a Argentina, pues este político liberal
propuso parar -al menos medio año- y debatir qué Mercosur se desea. El
mandatario le confió estar "un poco decepcionado" con Kirchner pues
esperaba mejor relación por "afinidad política". Lacalle le contestó que
"cada cual defiende a su país".

Fue Carlos Montero, desde el Mercosur, para Radio Nederland

No hay comentarios.: