Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

12/22/2005

Feliz naBidad: No apto para periodistas

Saludo, no apto para periodistas, tras una Noche Mala

¡ Feliz NaBidad !

por Carlos Montero, montero@sintesis.org

El no nació en un pesebre ni rodeado de burros, por lo que no tiene
excusa para no exhibir buenos modales ni respeto quienes le rodean o
tratan. No se puede amar al ser humano en abstracto y destratarlo en
concreto, dice la conocida máxima digna de la visión sartreana de que
cada acto de alguien proyecta sus valores universales (llámeslos
planetarios o humanistas).

De ningún argumento le vale el haber comenzado en los partidos
tradicionales y luego haber derivado a sectores asociados con la
izquierda, ni haber sido victimario como lider guerrillero (por acción o
decisión) o luego víctima como "rehén" de la demencia castrense durante
la dictadura (1973-1985.

Tampoco le va a servir como justificación hechos tan destacables como
salir de la cárcel y reinsertar en la política pacífica a su Movimiento
de Liberación Nacional Tupamaros (MLN-T), llevar a su sector a ser
mayoría del Frente Amplio, ser el primer senador del gobierno y ser el
ministro más votado que da gobernabilidad al Presidente conteniendo
radicalismos y convenciendo hasta a quedarse a ministros -como el de
Economía- con quienes discrepa.

Aún cuando sobren los que le atribuyan ser el tipo más peculiar,
querible, sincero, distinto o filósofo de la política nacional, no creo
que haya quien pueda concederle el derecho de estar fuera de la ley, de
la moral, faltar a las reglas de urbanidad, atropellar a alguien en la
calle ni en la vida. Mucho menos cuando es un servidor público, para el
cual el Derecho invierte la carga de la prueba y debe demostrar que es
inocente, sin acogerse a tal presunción.

El siglo XIX comenzó en la Banda Oriental con la impronta del "Pepe de
poncho": don José Artigas. El siglo XX comenzó en el Estado Oriental del
Uruguay con don "Pepe, de sobretodo": Batlle y Ordóñez. Causalidades
llevan a que el siglo XIX se inicie en la República Oriental del Uruguay
bajo el sino del "Pepe de campera": José Mujica, quien se ha tomado
ciertas licencias, de las cuales somos responsables o cómplices los
periodistas.

Los periodistas uruguayos nos ganamos la falta de ortografía del título
de este saludo ("¡ Feliz NaBidad !) o llámele arranque de furia tras una
mala noche, en vez de Nochebuena. Pero la habremos ganado con todo
derecho si no alzamos la voz, pues no he visto en ningún medio político
vecino, ni ví en el pasado uruguayo, este tipo de misa (en escena) de
gallo que saca pecho, cacarea y todo el mundo de cabeza gacha, aún sin
existir riesgo de picotazos.

El muy posible presidente de la coalición de gobierno FA no cree que sea
de recibo el guardar el respeto y las distancias con los mismos
periodistas de los que se sirve permanentemente para difundir máximas, a
veces algún insulto o neologismo ("chorisez"), que están a disposición
para las notas de color, en su chacra o en su boda, todo lo cual es
mutuamente explotado por los medios masivos (no hay dos Pepes, obvio) y
por quienes promueven su imagen.

Pero varios colegas se rieron (no sólo para sus adentros) cuando Mujica,
en directo por canal 12 en "Agenda Confidencial", espetó "No sea nabo,
Néber", dirigido a su conductor, el colega Néber Araújo, de quien cada
cual puede opinar lo que crea pero difícilmente pueda decirse que no es
serio ni respetuoso en demasía para con sus entrevistados.

Me gustan las entrevistas más agresivas, pero de Araújo no se podría
esperar tal reacción. Formal de más, quedó cortado. Y si al hoy ministro
no le gustó lo incisiva de la pregunta podía irse. ¿Acaso el ex
presidente Sanguinetti no se levantó enojado en 1984 cuando Araújo iba a
hacer leer un carta de Wilson Ferreira desde la cárcel? Le dijo que él
no podía debatir con ausentes, pero no lo trató de "Nabo", vegetal que
-usado como calificativo- significa "estúpido".

Ya en el gobierno, Mujica repitió la misma falta de respeto con otro
correctísimo colega como Alberto Bocage, notero televisivo de
exteriores, quien con su prudencia, y midiendo las palabras, le
contestó: "yo no le falté el respeto". El 'Pepe' siguió en sus trece
como macho cabrío.

Si los periodistas volvemos a aceptar en 2006 que este don Pepe -el que
nos tocó por decisión democrática para arrancar el tercer milenio en el
gobierno- vuelva a repetir su improperio, entonces, lo merecemos. Habrá
demostrado que somos unos nabos.

¿Qué hubiera pasado si los militares nos hubieran dicho eso? Hicieron
cosas peores que hablar, cosa que ya hacían bastante mal. Pero ni
Sanguinetti, ni Lacalle ni el mismo Jorge Batlle -con sus declaraciones
desatinadas hacia los argentinos- difícilmente habrían caído en este
destrato personal, aunque más de una vez discutieron con algún
periodista. Jamás se salieron de madre.

Por eso, por este 2005 deseo -a los que les quepa el sayo- ¡ Feliz
NaBidad !, deseando que el año que se nos viene podamos cambiar la B
(larga) del título por la V (uve) de Victoria: la de dignidad y respeto
por uno mismo, básicos para idéntico objetivo en favor del público.

No hablo de boicots infantiles. Nuestra obligación es cubrir todo lo que
afecte a nuestro público de lo que hagan los hombres públicos, pero no
está incluído en nuestro sueldo agachar la cabeza ante quienes detentan
parcelas de poder. Somos contra-poder.

No somos ni "los pollos" ni "los corderos del Pepe" y "El Silencio de
los Corderos" (The Silence of the Lambs o El Silencio de los Inocentes)
es sólo una película. Ni nosotros somos corderitos ni Mujica es Annibal.
Tengamos un mínimo de autoestima y él podrá tener un mínimo de
autocrítica. Por poderoso, canchero o fuera de serie, no tiene derecho a
faltar el respeto. No tiene suficientes votos para pisotear la dignidad
personal o profesional.

Supongo que hay algo peor que ser cornúpeta. Ello sería ser cornudo y
saber que uno lo es, pero seguir feliz siéndolo como si nada pasara. Ya
me resulta muy tarde en la vida, tras 27 años de carrera, para debutar
como demagogo. Si la próxima vez no nos plantamos, entonces ¡ Feliz
NaBidad !

Vuestro amigo,
Carlos Montero

No hay comentarios.: