Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

11/03/2005

La Muerte de la Historia: Introduccion Reaccionaria

oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo
ESPECIAL de LA SINTESIS en el DIA de los MUERTOS
oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo
Pre-Historia, Historia, Fin de la Historia y Post-Historia (Introduc)
LA MUERTE DE LA HISTORIA
O UN PRESENTE SIN ESPESOR
por Carlos Montero, montero@SINTESIS.org
Tres caras del mismo desafío de la convivencia humana global -la del
excluído, la del diferente y la del "Otro" (de otra civilización) en la
propia sociedad- fueron analizadas en nuestros dos últimos artículos a
la luz de los filósofos originarios griegos ("Moriremos como Homero":
jueves 27) y los filósofos occidentales del último siglo ("El Cero y la
Nada": lunes 31)
INTRODUCCION REACCIONARIA
Aprovechando el feriado del día 2 -popularizado como Día de los Muertos
en vez de la canónica Conmemoración de los Santos Difuntos-, nos tomamos
la licencia de extractar reacciones enriquecedoras por e-mail de
lectores de LA SINTESIS de varios países, que llevaron a inquirirnos
sobre la Muerte de la Historia o vuelta a la Pre-Historia, lejos del
promovido "Fin" de Fukuyama.
Desde América Central, Amílcar Santamaría, columnista de La Prensa y
profesor de la Universidad Tecnológica de Honduras agradece "hondamente
la reflexión que me enviaste sobre Homero y la ética, escrita por el
colega Carlos Montero. Estoy convencido de que hay ciertas realidades
que siguen siendo válidas a pesar de la postmodernidad y la obsesión por
el globalismo".
Santamaría opina que "una de ellas es que 'las condiciones materiales'
influyen poderosamente sobre la conducta moral'. No es posible rescatar
valores esenciales si no se modifican estructuras económicas que generan
pobreza y marginalidad. Del mismo modo, tampoco se puede obtener
progreso solidario si no se forja y consolida la integridad de la nueva
generación. Se trata de una correspondencia 'dialéctica' en el mejor
sentido hegeliano"
Sobre el asalto que disparó dicha nota, desde Paraguay ironiza el doctor
Rufo Medina, gerente de Relaciones Institucionales del diario ABC de
Asunción:
"Apreciado Carlos: Recién hoy pude tener la suficiente tranquilidad
para leer tu excelente, ingenioso e ilustrativo artículo "Como Homero,
morir por los piojos", por lo cual ahora te envío este breve escrito
para:
-1. Lamentar que te hayas quedado sin tu Victoria/Nike.
-2. Preguntar qué te pasó, ya que hablas de una quíntuple fractura.
-3. Para enviarte un abrazo y mis deseos de pronta recuperación, por lo
menos de tu salud ya que considero improbable que suceda lo mismo con
tus Nike".
El jefe de redacción para las Américas de la agencia AFP, Luis Torres de
la Llosa: "Carlos, qué refrescante fue comenzar este viernes leyendo
eso. Veo que compartimos el amor a Grecia, esa fuente inagotable".
Aunque al responderle que lo "único refrescante" fue cruzar la calle
descalzo pór el robo, el máximo editor castellano de la agencia francesa
admitió que: "a mi también me da rabia estas cosas que nos cambian el
Uruguay para mal, pero entendí tambien que Grecia fue como un antídoto.
Siempre lo será. Un abrazo Luis".
En nuestro intercambio, agregamos que -en esta tarea periodística de
análisis- "lo importante es metabolizar lo que sucede y tratar de
reflexionar sobre cómo las pequeñas cosas de todos los días en la vida
urbana nos predican acerca de la condición humana: la cobardía de los
'incluídos', la avidez consumista con que alimentamos al 'excluído' y
nuestra incapacidad para entender el mundo en el que vivimos, aunque se
supone que nuestra función sea comprenderlo y comunicarlo. Si aprendo de
lo malo a sacar lo positivo, para algo habrán servido estos siete meses
de recuperación y las cinco fracturas".
IMAGEN Y REALIDAD
Ruben Mejía, licenciado en Relaciones Internacionales de El Salvador,
tiene otra imagen de América Central y del Sur vista de lejos: "Costa
Rica se jacta de ser la llamada "Suiza" de Centroamérica, nombre
absurdo desde mi punto de vista pues ninguna nación debería de imitar a
otra, más bien tratar de ser original. pero en fin si se quiere definir
una Suiza para América a mi juicio seria el Uruguay. Sea tan amable de
decir si me equivoco".
Sin querer desilusionar a don Mejia, valga precisar que si al decir
Suiza de América queremos representar una metáfora del paraíso de la
zona (como también se dijo del Líbano en Medio Oriente), yo encuentro
que estos dos pequeños países se parecen más por ser estados tapones
entre grandes vecinos y por ser la caja negra de esos empresarios con
secreto en cuentas sin nombre, banca y firmas offshore. Por falta de
corrupción o lavado no se diferencian.
Mejía nos explica que "hasta estas latitudes se sabe muy poco de
escándalos, corrupción, problemas económicos y demás que pasa en América
Latina y que en Uruguay parece no suceder o no tener mucha importancia
puesto que por más que lo busque en periódicos internacionales me da la
impresión que el Uruguay es el país de America Latina que mejor está en
política, economía y sociedad". Quizás radique en falta de difusión por
el criterio noticioso de las agencias o falta de eficacia y medios de
investigación judicial.
Finalmente desde Montevideo, un nuevo lector Carlos Luppi se refiere al
segundo artículo ("El Cero y la Nada" del lunes pasado): "Estimado
Tocayo. muchas gracias por tus reflexiones. Creo que una de las cosas
más importantes que faltan hoy en nuestro país es que la gente piense y
ponga por escrito lo que piensa: creo que estamos en un multiálogo de
sordos que pronto será una gritería de sordos. A tus proposiciones yo
agrego otra: estamos en la Prehistoria, sólo que no nos damos cuenta".
Fue el planteo de Luppi el que nos puso en camino por la vereda de otro
cuestionamiento serio, aunque tuviera una difusión inicial marketinera
en el establishment de Washington DC cuando en 1989, con viento en la
camiseta, Francis Fukuyama, ex asesor gubernamental republicano, recibe
todo el apoyo promocional oficial para su "Fin de la Historia y el
Ultimo Hombre".
Es casi como en el Pericón, entre otros bailes, en los que se cambia de
pareja hasta que el que "canta" los truequesde danzarines llegó a la
dama de sus amores y luego no ordena cambiar más. Tanto marx y Fukuyama,
uno en su predicción y otro ex post facto, paran teóricamente la
Historia cuando ésta llega a su tipo ideal: la sociedad sin clases o el
mercado con clases.
FIN O MUERTE
¿Estamos ante el Fin de la Historia que perpetúa un status quo
conveniente al establishment, la Historia continúa y -en algunos casos-
vuelve a repetirse o se parodia, volvimos a la Prehistoria de forma
virtual en ambiente digital o la parafernalia tecnológica aplicada a lo
comunicacional conduce a la Muerte de la Historia al impedirnos entender
el espesor, el contexto, de los sucesos?
Comencemos por el primer comentario que bosquejamos como respuesta ante
la reflexión de Luppi: "Podemos tomar la definición clásica -aunque
obsoleta- de Historia como período posterior a la escritura que se
registra sobre medios físicos reales (piedra como las cuevas de
Altamira, papiro como los egipcios en base vegetal o pergamino en piel
animal)".
Y, saltando los milenios, "podemos decir que con la virtualización del
texto y el hipertexto -dominantes desde la computadora y la
digitalización en redes deslocalizadas como Internet (que no es nada
frente a Internet 2 y las que vendrán o se fragmentarán)- entonces la
base (la apoyatura tecnológica) de nuestros escritos pasa a ser digital
y su existencia en la Web virtual".
Concluímos que, "sumado al dominio de los mensajes en imágenes, sonido o
multimedia, podriamos estar de vuelta equiparados a la Prehistoria donde
-tanta cantidad de datos en ningún lado, que se desvanecen o no es
verificable su origen- lleva al mismo efecto de ignorancia y olvido de
la época de la censura, la falta de registro tangible y la consiguiente
ausencia de abstraccion y reflexión, por acumulación y saturación": se
mata también al Presente.
Otros definen "al período en ciernes como Post Historia, para que suene
coincidente con Posmodernidad, pero esos son debates de cafe de
intelectualoides. Si me tengo que definir no soy moderno (no creo en la
evolución necesaria hacia el progreso humanista gracias a los avances técnicos)
ni
posmoderno (no creo que todo es discurso: eso lo dice un escritor
famoso que nunca tuvo o vio el hambre)". Soy anti-moderno.
El resto -terminé de contestar a Luppi- es "veleidad de pensadores que
nunca estuvieron bajo misiles de la Tormenta del Desierto de Bush padre"
ni bajo el ataque previo de Saddam a Kuwait, por lo que pueden ostentar
lujos retóricos (y hasta divertidos si no fueran trágicos) -como Jean
Baudrillard- "que juega brillante diciendo 'La Guerra del Golfo Nunca
tuvo lugar'. Le podríamos regalar entre Ud y yo un pasaje para que vaya
de turismo a Bagdad", pero que se quede en la zona verde y escriba
sin humo ni ruidos molestos.
Con la aclaración de que fue apenas una "Introducción Reaccionaria",
abriendo nuestra cabeza a los cuestionamientos planteados por miembros
de LA SINTESIS ante los últimos dos informes especiales, y ofreciendo un
primer comentario a los mismos, prometemos enfrascarnos en el desarrollo
del tema titulado, apelando a Josefo, Michelet, Popper, Toynbee,
Bourdie, Hobsbawn, Braudel, Aron, Arendt y Fontana.¡Que descansen en
paz! Es día 2.
Vuestro amigo,
Carlos Montero

No hay comentarios.: