Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

10/03/2005

Blatter admite Mundial en MERCOSUR

((( URGENTE: 20:00 HORA ATLANTICO del lunes 3 )))

Lo adelantó LA SINTESIS en la edición del 14 de junio(ver abajo):

Presidente FIFA admite propuesta de presidente MERCOSUR
para realizar Mundial de Fútbol coorganizado por sus 4 socios

por Carlos Montero, desde Montevideo

El presidente de la Federación del Fútbol Asociado (FIFA), el suizo Joseph Blatter, admitió este lunes a la noche la propuesta del presidente rotativo del MERCOSUR, el mandatario uruguayo tabaré Vázquez, de que el MERCOSUR organice en conjunto un Campeonato Mundial de Fútbol, según dijo al salir de la residencia presidencial en Montevideo.

La idea fue adelantada por LA SINTESIS ECONOMICA MERCOSUR en su edición del 14 de junio, casi cuatro meses atrás, cuando el titular del organismo ecuménico del balompié confirmó la rotación de mundiales por continente: Asia 2002, Europa 2006, Africa 2010 y Sudamérica 2014.

Se sabe que Brasil es el candidato principal para 2014, no sólo por su tamaño y ser pentacampeón, sino por encabezar el ránking histórico y actual de selecciones de FIFA, además de no haber albergado un mundial desde 1950, desde cuando deshoja la margarita para lo único que le falta: ganar en su propia tierra y que no le hablen más del estadio de Maracaná.

Luego de quedar relegado en América en los mundiales de Argentina 1978, México 1986 y Estados Unidos 2004, y aunque la CBF se sobra sola para organizar, LA SINTESIS (ver nota de archivo abajo) planteó en junio la oportunidad de dar 3 de las 8 sedes a sus socios del Cono Sur, ampliando la experiencia de Japón y Corea en 2002 a cuatro países en 2014.

Blatter, quien visita Uruguay este lunes 3 para supervisar obras financiadas por el organismo que preside, en el Complejo Uruguay Celeste y el Estadio Charrúa, destacó que a “Uruguay se le conoce como la Suiza de América” y recordó que estuvo en 2000, junto al entonces presidente Joao Havelange, al cumplirse 70 años del primer mundial en el Estadio Centenario.

La actual visita de la máxima dirigencia de la FIFA, incluyendo al vicepresidente por Sudamérica, el argentino Julio Grondona, se produce al cumplirse los 75 años del primer torneo de fútbol, que ganó Uruguay en 1930, por lo que Vázquez le propuso a Blatter festejar el centenario de los mundiales, otorgando al MERCOSUR en conjunto el torneo de 2030.

La idea fue bien recibida pór Blatter, quien la calificó de una “visión”, que encajaría en el calendario internacional coordinado, en el que se prevé los siguientes mundiales para 2018 en Asia (¿será China?), 2022 Europa y 2026 en Africa.

El mandamás suizo, antes de ir a cenar con 270 invitados en un lujoso hotel, dijo este lunes a la noche que Vázquez “me dijo que es un sueño pero yo le dije que podrá devenir en una visión y luego en una iniciativa”. Nadie es profeta en su tierra ni en el MERCOSUR, pero acá va la nota del último 14 de junio, escrita con un yeso protegiendo a cinco frescas fracturas.

oooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo
05.06.14:Mundial FIFA 2014¿para el MERCOSUR?

La lucha por el Poder en el Deporte Internacional

FIFA DIO MUNDIAL 2014 PARA SUDAMERICA:
Oportunidad de Brasil para unir al MERCOSUR
con oferta comun turistica, cultural y economica

por Carlos Montero, desde la sede del MERCOSUR
ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Un calendario unificado de torneos internacionales oficiales (para que los clubes ricos no tengan que prestar a los jugadores que contratan en los países pobres), mundiales cada un lapso de 3 o incluso 2 años (iniciativa que tuvo que abandonar con la quiebra de los dueños de los derechos de transmisión) y rotación de los mismos en orden por continente, fueron las metas del presidente de la FIFA, Joseph Blatter, desde que asumió.

Y faltando un año para el mundial en Europa, concretamente en Alemania que ya lo organizó en 1938 y 1974, está todo listo para que lo haga otra vez en 2006, contra la voluntad de este petiso, políglota e hiperactivo coronel suizo que hubiera preferido otorgárselo antes a Africa, como parte de su lucha contra la UEFA (que no le apoyó para el cargo) y para granjearse el respaldo del fútbo africano (que tenía su candidato opositor para el silllón).

Blatter -que durante un cuarto de siglo estuvo a la sombra del poder directriz del brasileño Joao Havelange, manejando de atrás los hilos de la Federación del futbol Asociado desde su sede en Zurich- acaba de anunciar su voluntad: después de Europa 2006 y Africa (postegada para) 2010, le tocará a Sudamérica en 2014.

China, que no puede quejarse pues tendrá Exposición Universal para 2008 y Olimpíadas para 2010, debería esperar al 2018 para un Campeonato Mundial de Fútbol –de cumplirse la voluntad de Blatter- porque en 2002 Asia viene de tener su oportunidad con el debut de la organización compartida entre los vecinos Japón y Corea del Sur..

El sistema no funcionó mal, luego que fuera experimentado en la Eurocopa 2000, que coauspiciaron Holanda y Bélgica, en la que triunfó Francia en el apogeo de Zidane. Tuvimos oportunidad de estar en Bruselas durante las disputas de aquel caluroso junio y el aceitado transporte en tren –a 3 horas de Amsterdam y 3 horas de Londres- permitía que los hinchas fueran a ver a sus selecciones y estar a la noche en casa, evitando hasta el gasto de hotel en el extranjero. Ni hablemos de París, a una hora y media de Eurostar.

Los problemas principales se daban con los hooligans –hinchas ingleses que usualmente se rapan las cabezas y actúan como si en vez de cabello les hubieran guillotinado las neuronas- al punto que para ir a cenar a la Gran Plaza de la capital belga debíamos presentar un certficado extendido por el hotel de que estábamos en Bruselas por un seminario de Unión Europea y no por la Eurocopa.

Mientras cenábamos bajo la luna y sobre el empedrado frente al Ayuntamiento, era posible escuchar cómo a apenas 150 metros de nosotros, en la avenida más cercana, los carros policiales de choque intercambiaban flores (con macetas incluídas) con los ya bebidos ingleses, que mantenían el grado alcohólico antes de tomarse el tren desde Bruxelles-Midi hacia la estación londinense de Waterloo.

Días antes en la capital británica, había tenido el privilegio de verlos llegar a Victoria Station, luego de hacer trasbordo tras un partido de la selección inglesa en Charlerois, sin que el agua del canal de la Mancha les hubiera refrescado –gracias al túnel ferroviario- y aún con combustible suficiente como para salir saltando y vociferando por los andenes rumbo a algún festejo por Piccadilly Circus o el Trafalgar Square.

Así seguían ignorantes una coherente caravana antinapoléonica desde la tierra del Waterloo original (en Bélgica) donde terminaron los 100 días finales de Bonaparte, hasta la estación de Waterloo (en Londres, detrás de la rueda gigante junto al Támesis), para dirigirse caminando hasta la National Gallery, frente a la cual los leones custodian la columna que honra la imagen del almirante Nelson, muerto en Trafalgar contra el Gran Corso (no por la caravana, ni por el carnaval, sino por su nacimiento en Córcega).

En Amsterdam, mientras tanto, los organizadores veían frustrada la esperanza de que su anaranjada selección (colores que tomó de Guillermo de Orange) obtuviera el trofeo, mientras sus abarrotadas calles con sendas indescifrables -para quien quisiera descubrir donde debían ir los transeúntes, los ciclistas, los tranvías y los autos- ofrecían desde sus escaparates laterales toda el merchandising de camisetas, bufandas, gorros y vbanderas de cada país participante. Todo un éxito económico.

Las causalidades llevaron a que estuviéramos en París en la noche en que Francia gana la Eurocopa en el país vecino y la rue de Rivoli, que une les Champs Elysees con la alcaldía en el Hotel de Ville, se cubrió de galos y turistas que vocinaban rumbo al Arco del Triunfo.

A un ex viceministro de Economía lo echaron por haber dicho que se sentía como la “toalla higiénica femenina: en el mejor lugar, en el peor momento”. Yo estaba emocionado por la oportunidad histórica de estar, a la inversa, en el lugar adecuado en el mejor momento... pero lamentablemente sin los medios adecuados.

Vaya a encontrar un taxi frente al Museo del Louvre cuando se acerca la medianoche ni espere que, como en Sudamérica, algún automovilista habilite gentilmente la parte trasera de su camioneta para acercarlo a los festejos. Una hora y medio parado o caminando sin esperanzas porque los mapas parisinos son una farsa para engañar turistas.

“París se hace caminando” te dicen y, en los papeles, todo parece cerca, hasta que te das cuenta que sólo la caminata hacia las Tullerías a lo largo del Louvre, el viejo palacio del Rey Sol, Luis XIV, te deja de cama y queriendo volverte sin llegar al comienzo de los Campos Elíseos.

De esta manera, una Europa de tamaño pequeño (mentido en los planisferios por perspectivas deformadas como las de Mercator), con buena comunicación terrestre, fronteras libres de chequeo en el Pacto Schengen (que no incluye a Inglaterra) e integrada económicamente (aunque entonces no circulaban los billetes del Euro), terminaba beneficiándose en cuotas repartidas por Londres, París, Amsterdam, Bruselas y ciudades circundantes.

Sin contar los torneos de México 1970 y 1986 (que iba a ser en Colombia pero se cambió por razones de seguridad), además de EEUU 1994, un Mundial de Fútbol en Sudamérica para 2014 (luego de Uruguay 1930, Brasil 1950, Chile 1962 y Argentina 1978), tiene como ventaja la raíz común de sus dos idiomas y el portuñol que cubre ambos márgenes de la frontera del mayor país que limita con todos los demás, excepto Chile.

Si en nuestro subcontinente se pretendiera emular una experiencia colaborativa de coorganización como en Europa (2000) y Asia (2002), o como podrían hacer Marruecos y Egipto por el norte musulmán de Africa (2010), aparecen como problemas a salvar los económicos para solventar la infraestructura de estadios en un solo país o de comunicación ágil entre la zona andina y la zona atlántica.

Por ello, partiendo del peso que Brasil mantiene en la FIFA por tener a Havelange como presidente honorario y a la CBF como ‘pentacampeao’, con una amplia gama de estadios y sedes cercanos a frontera con el resto de Sudamérica, parecería momento clave para un gesto de hermandad de Brasilia para transformar el desafío en un puente cultural del muy cercano MERCOSUR, con efectos turísticos y económicos repartidos.

No estamos hablando con que la Confederación Brasileña de Fútbol se limite a poner algunas de las 8 o 10 sedes, para los 32 equipos clasificados, en Porto Alegre para los uruguayos, Foz de Iguazu para los paraguayos, Campo Grande para los bolivianos, Manaos para los venezolanos y así sucesivamente, además de Rio de Janeiro, Sao Paulo y Brasilia.

Sino no es descabellado apostar a dar un salto más que los pasos ya dados por la FIFA y presentar una fórmula conjunta del primer mundial de fútbol con sede en el MERCOSUR, poniendo la cabeza de tres de las ocho series en Asunción, Buenos Aires y Montevideo, lo que deja aún otras cinco series para Porto Alegre, Belho Horizonte, Campo Grande, Salvador y Manaos, combinando las semifinales y finales para Sao Paulo y Rio de Janeiro.

Si Jean Monnet, uno de los fundadores de la moderna unidad europea, dijo que si tuviera que empezar otra vez el proceso de integración de sus países lo haría desde el lado de la Cultura, Brasil no debería descartar el impacto sobre su pretendido liderazgo que tendría sobre sus vecinos el ser quien tuviera la iniciativa de invitarlos a ser coorganizadores.

Un mes donde la marca MERCOSUR sonaría a nivel mundial, con los circuitos de atractivas playas, de las ruinas jesuíticas, de las Cataratas y la recaudación que deja a transportistas terrestres y aéreos, pues de Asunción, montevideo y Sao Paulo, estamos hablando de unas dos horas de avión, tanto como la distancia dentro de Brasil.

Además rebajaría el costo de nuevos estadios para el organizador, dado que ya está el Monumental de Núñez (Buenos Aires), el Estadio Defensores del Chaco en Puerto Sajonia (Asunción) y el Estadio Centenario en el Parque Batlle (Montevideo) paera completar los grandes estadios brasileños.

Así los bolivianos tendrían cerca a la capital paraguaya y los chilenos a la argentina. Uruguayos, paraguayos y argentinos tendrían la primera ronda en su propia casa. Veremos si podemos comenzar a combinar nuestra energía en proyectos, aunque más no sea en la cultura (que el deporte lo es), cuando aún no lo podemos hacer en energía, producción o exportación.

Si no puede ser aún el gran mundial de la Comunidad Sudamericana de Naciones y aunque aún no tengamos una unión adunera en serio entre Argentina, Brasil, Paraguay Uruguay, no estaría mal al menos tener como meta para 2014 un mundial del bloque MERCOSUR con el penta (o quizás ya hexacampeón) a la cabeza: ¿quién podría disputarnos la candidatura?

Saludos y no viene mal el cambio de ángulo en nuestrtos informes periódicos, al menos alguna vez, porque economía, poder y negociación política están aquí tan presentes como en los temas anteriores.

1 comentario:

Anónimo dijo...

REALMENTE ME SUENA ABSURDO QUE SE HAGA UN MUNDIAL DENTRO DE VARIOS PAISES COMO LO MENCIONAN EN EL MERCOSUR CONOCIENDO LOS RESAGOS ECONOMICOS QUE TIENE ESA ZONA DEL CONTINENTE SE VALE SOÑAR Y CLARO QUE HABRA PAISES QUE LES QUIERAN PELEAR LA CANDIDATURA Y QUITARSELAS SOLO ESTAN FANTACEANDO IMAGINEN LO QUE SE TENDRA QUE INVERTIR Y QUEDARAN AUN MAS RESAGADOS ECONOMICAMENTE EN CUESTION MUNDIAL.