Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

9/23/2005

Dos tipos ideales(de Mujer)como en Economía

ESPECIAL PRIMAVERA de LA SINTESIS ECONOMICA

Cual Capitalismo y Comunismo, tan inhumanas como paradigmáticas

DOS SISTEMAS IDEALES
DE MUJER Y ECONOMIA

por Carlos Montero, montero@sintesis.org

Mi mundo se divide entre dos tipos de mujeres ideales: las que me gustaban y las que me gustaron.

Igual que las grandes ideologías económicas que dominaron nuestra era contemporánea -Capitalismo y Comunismo-, cuanto más se acercan las mujeres al modelo perfecto de una tipología, se transforman en inhumanas, conquistadoras sólo a cambio de la rendición del Otro.

Por eso hablo de las mujeres ideales que me gustaban y nunca disfruté o sufrí (ni me sufrieron), y las mujeres que me gustaron porque las alcancé y disfruté (hasta que no nos sufrimos o ni nos disfrutábamos).

Porque, como enseñaba mi primer noviecita, "la gente no se deja porque se deja de amar; la gente se deja porque no puede convivir". No siempre, pero tenía razón para los tipos ideales: son choques de culturas o civilizaciones.

El mundo se polariza entre esas mujeres dominadas por la "I", escrita y sólo oral, y por la "T", escrita y sólo oral. Ya entenderán la pretendida distinción.

Las mujeres que me gustaban (llamémosle modelo Lady I) son inteligentes, innovadoras, irresistibles, intensas, imponentes, imbatibles e idealistas, aunque lleguen a irrespetuosas e insufribles, pues (con la misma inicial sólo oral) además de histriónicas, son hipercríticas y, en algunos casos, histéricas.

Las otras que me gustaron (llamémosle modelo Miss T) son tiernas, tibias, tímidamente tiesas, tentadoras, transparentes y tolerantes, que me dejaban triste por titubeantes, pues (con la misma inicial sólo oral) pese a ser te-soneras, eran te-merosas, muy te-rrenas y, hasta cierto punto, te-diosas.

Ninguna mujer llega al extremo del tipo ideal de cada modelo, gracias a Dios, pero algunas se esfuerzan en serlo en forma encomiable. Serían tan inhumanas como paradigmáticas, cual el plan quinquenal estatal del modelo comunista o el libre mercado -sin intervención oficial- del modelo capitalista corporativo.

Así, como buena parte de los sistemas económicos efectivamente llevados a la praxis, cada caso de mujer es complejo y heterodoxo, volcada más para uno u otro lado, resultando mezcla única y atípica, reflejo muy parcial del caracter de Lady I o Miss T, sean filosóficas cual Y griega o industriosas como Ford-T.

Pero al decir que mi mundo de mujeres ideales se divide entre las que me gustaban y las que me gustaron, lejos esté de interpretarse que ya me sea ajena dicha variante de la especie. A lo que ya no espero ni aspiro es a mujeres ideales, como no desearía que nos reclamen ser el Príncipe Azul ni Casanova.

Por el contrario, en algún grado de la oscilación entre los extremos, en algún punto de esa media elipse en donde surca pendularmente la mujer real, es en la que ubico mi opción con un rango de ideal amplitud. Desde “T” hasta “I” es que se multiplican heterodoxas las más disfrutables variantes posibles de T-I.

¡ Feliz Primavera !

1 comentario:

Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.