Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

7/07/2005

Al Qaeda golpeo Gran Bretaña por cumbre G-8

Gran Bretaña festejaba adjudicación de Olimpíadas, mito de paz universal, y G-8, símbolo de poder global, al asumir Presidencia de Unión Europea

HASTA AYER, “DIOS SALVO A LA REINA”,
PERO ALA GOLPEO CUMBRE DEL OLIMPO

-Terrorismo sorprende en la misma Isla donde se reúnen los “8 grandes”
-Al Qaeda se adjudica ataque en 3 estaciones londinenses y un ómnibus
-De 8:51 hasta las 9:00 AM (hora local) se produjeron las explosiones

Por Carlos Montero

“Dios salve a la Reina” entonaban los ingleses el miércoles al mediodía, luego que Londres ganara por 4 votos los Juegos Olímpicos de 2012, tras una larga vigilia en la cual se descartaron –por los 99 electores del Comité Olímpico Internacional en Singapur- Moscú, Nueva York, Madrid y París. Este jueves, Londres fue electo por Al Qaeda, que se adjudicó los atentados durante la cumbre del G8, Olimpo anual de presidentes de las potencias.

HASTA ANOCHE

A la luz de las cifras iniciales de 50 muertos y 700 heridos, empecemos por el informe que les enviaríamos en esta madrugada del Cono Sur, pero que poco antes de las 4 AM perdió la velocidad de la novedad para ganar la riqueza de la reflexión histórica, sirviendo de medida sobre el cambio brutal de los hechos y cómo puede nuestro análisis quedar vigente u obsoleto en cuestión de minutos. Aquí va:

No hay duda que en 2005 “Dios es británico”, porque los súbditos de Isabel II tuvieron al fin el casamiento de Carlos y Camila, festejaron el rechazo de la constitución europea en Francia y Holanda, eligieron por tercera vez a Tony Blair y asumieron la presidencia rotativa de la Unión Europea. Y, además, consiguieron la Olimpíada y comenzaron a albergar la reunión del G-8, las 7 naciones más industrializadas sumadas a la Federación Rusa.

Llegar a Lausanna (Suiza) fue una gran emoción para mi como ex atleta, pues aspiraba a conocer la sede del COI fundado en 1894 y el museo que alberga las hazañas producidas en los Juegos Olímpicos de la Era Moderna, vueltos a Atenas en 1896 por el barón Pierre de Coubertin, muerto en 1937.

El señorío de Coubertin, cercano a París, fue comprado en 1567 por los Fredy -familia de ascendencia italiana que recibe títulos nobiliarios en 1741 por sus servicios al rey Luis XI de Francia- lo que hace que el 1 de enero de 1863 nazca Pierre de Fredy en el seno de una familia monárquica, quien a los 31 años convoca un congreso parisino y funda el Comité Olímpico.

Pero nunca pude entrar a sus cuarteles suizos, rodeados de guardias y barreras a mitad de la bajada empinada desde la estación de trenes hasta el lago de Leman, por la manifestación contra la cumbre del G-8 en aquel 2003. Los antiglobales estaban protestando otra vez, como en 2005 ante la cumbre que arrancó en Escocia, aunque ahora sus gritos fueron tapados (un rato) por el festejo de la selección londinense para los juegos olímpicos.

UNIVERSALIDAD Y ELITISMO

La versión moderna de estos juegos pretendidamente universales, cuya sede es definida por una élite no electa democráticamente ni representativa de gobiernos electos, es promovida como símbolo de universalidad en la paz, comunicación global y fraternidad humana, por más que los casos de terrorismo, violencia, chauvinismo e información fragmentada, han sido la tónica, sin contar pruebas de soborno para ganar sedes.

La bipolaridad de la Guerra Fría entre EEUU y la ex URSS tampoco estuvo ausente de las Olimpíadas, pues el presidente James Carter (1977-1981) decidió el boicot estadounidense a los juegos olímpicos de Moscú 1980 (inmortalizados por el gigante oso de peluche volando al fin del film “Salve deporte eres la paz”).

La reciprocidad comunista no se hizo esperar para Los Angeles 1984, en los que Carl Lewis pretendía repetir las cuatro medallas de Owens en 1936. Siendo niño, en 1972, Owens le había pronosticado que también lo haría. Y lo hizo, pero sin la gloria de rivales fuertes por el boicot. Recién Barcelona 1992 fue el primer juego sin boicots desde los años cincuenta.

A tres décadas de creado, el barón de Coubertin reafirmaba el elitismo y la supranacionalidad de su comité, pues “si el olimpismo moderno ha prosperado, es porque ha existido a su frente un consejo de independencia absoluta que jamás nadie subvencionó y que, reclutándose a sí mismo, escapa a todo tipo de injerencia electoral, no dejándose influenciar ni por las pasiones nacionalistas ni por la presión de los intereses corporativos”.

Sin embargo, asignar las Olimpíadas de invierno en 2002 a Salt Lake City (EEUU) terminó con varios miembros del Comité Olímpico renunciantes por haber aceptado dinero o viajes a Disneylandia con su familia. La BBC logró que sus periodistas “sobornaran” el voto de un elector olímpico de Bulgaria a favor de Londres, para denunciarlo al COI, que lo suspendió.

Fredy creía que “con un consejo supremo compuesto de delegados de comités nacionales o federaciones internacionales, el olimpismo habría muerto en algunos años, y todavía hoy si se renunciase a esta condición esencial de permanencia, el futuro estaría comprometido” (25/05/1925).

De aquel 1925 han pasado 80 años y el amateurismo olímpico ya no sobrevive, con la inclusión de los billonarios ‘dream-teams’ de la NBA (aunque ahora pierdan), el fútbol sub-23 de FIFA, la vuelta del tennis y, próximamente, hasta el Rugby-7 (seven a side). Y ni hablar de las subvenciones que rechazaba el fundador: Londres debe invertir 15.000 millones de dólares para tener todo listo en 2012.

La bandera de la unidad olímpica la creó el barón en 1914, con cinco aros que representaban cada continente con un color, pero que –por corrección política ante el negro de Africa- se cambió a que toda bandera incluye uno de esos colores. La participación fue de 197 países cuando el centenario de los juegos modernos en Atlanta, que se iniciaron con sólo trece países en Atenas y tocaron el piso de doce países en 1904 en Saint Louis (EEUU).

Pero la presunta universalidad del acontecimiento es cuestionada por pensadores de la talla de Pierre Bourdieu porque “se lleva a cabo en nombre de unos ideales universalistas” con “un ritual de marcado tono nacional, cuando no nacionalista, con desfile de equipos de los diversos países y entrega de medallas solemnizada con banderas e himnos”.

El desaparecido sociólogo francés revela algo “doblemente oculto” por “las televisiones de los diferentes países, las que realizan una selección nacional de la materia bruta” por lo que al juego olímpico que convoca al planeta “nadie lo ve en su totalidad y nadie ve que no lo ve” (“Sobre la televisión”, 1997, Anagrama). Bourdie concluye así que un deporte es mostrado en un país “cuanto más satisfacción pueda dar al orgullo nacional”.


DETENER LA GUERRA, MEJORA LA ESPECIE

No es lo mismo hablar de los juegos que decir Olimpíada, término que define los 4 años que corren de un juego al siguiente, iniciados por los griegos en el 776 AC en Olimpia a 150 kms de Atenas –durante los que se detenía la guerra no sólo en la península sino en ciudades de Egipto, Sicilia y Asia Menor. Continuaron en la era romana hasta Teodosio en 395 DC.

Partamos del sentido de las Olimpíadas antiguas, en honor a Zeus (hijo de Crono y dios del tiempo), quien tenía sobre su mano derecha a Nike, la diosa de la victoria (por lo que la máxima “lo importante es competir” queda para los perdedores y “lo importante es superarse” para idealistas).

El objetivo de los hombres que deponían temporalmente las armas en todo el mundo helenizado y se sacaban la ropa para medirse en ejercicios, era una versión anticipada de la selección natural de Charles Darwin, en la búsqueda de que el más apto superara la especie y, en especial, al enemigo.

El lema latino ‘Citius, Altius, Fortius’ que sintetiza los juegos -más rápido, más alto, más fuerte- no es una tradición sino un agregado moderno del católico Coubertin en 1921, porque le gustó la frase de un cura amigo.

El récordman no es el ejemplo del atleta que, como decía Saulo de Tarso (más conocido como el apóstol San Pablo), “de todo se abstiene” para superarse a si mismo, sino es un escalón más que hace al hombre de laboratorio experimentar sus límites y superarlos, aún a costa de la salud.

No hablamos sólo de droga sino de exigencias que terminan en “muertes súbitas”, como seguimos viendo en el deporte en general y en superatletas como la escultural Florence Griffith Joyner, que se retiró en 1989, un año después de batir los récords de 100 y 200 metros llanos, con tres medallas de oro en las Olimpíadas de Seúl 1988. Murió, durmiendo, con 38 años.

Los 100 metros llanos acaban de rendirse en 9’77” en Atenas al jamaiquino Asafa Powell quien granjeó cien mil euros, en una plusmarca impensable a dos años que Tim Montgomery la llevara en París a 9’78”, que a su vez destronó por un segundo a Maurice Greene en 1999 también en Atenas.

Sigue así una evolución permanente desde que el canadiense Ben Johnson pulverizó los cronómetros en Roma con un 9’83 en 1987 bajo efecto de anabolizantes, pero fue descalificado recién en Seúl 88 cuando se le halló esteroides tras su falso nuevo récord, lo que dejó a Carl Lewis con 9’92”. 40 años atrás, en la última olimpíada de Londres, el récord era 10’60”.

El denominado “hijo del viento” llevó la marca en 1991 hasta los 9’86” en Tokio. Pese a ello, el Comité Olímpico de EEUU empezó a rever récords y Lewis fue puesto en duda al saberse luego que había entonces sustancias indetectables, procedimientos para reinyectar sangre propia enfriada o atletas recién embarazadas que luego abortaban (duda sobre Griffith).

LA PAZ TEMPORAL, MEJORA AL GUERRERO

Pero empecemos por la sustancia que se pierde con el mito: Las viejas competencias de la Hélade buscaban promover al soldado de rendimiento perfecto, que mejor saltara, que más rápido corriera, que más fuerza tuviera, que más lejos tirara la lanza (jabalina), con el único objetivo de tenerlo entrenado y motivado para derrotar a ese mismo enemigo de la pista, pero en el campo de batalla, cuando culminara la competencia.

Nada mejor definido que por aquella pieza publicitaria acerca de un supuesto enfrentamiento futbolístico medioeval que, haciendo juego de palabras, cambiaba el nombre del deporte FOOTBALL (pelota de pie) por el de FOOTBATTLE (batalla del pie). Me equivoqué. Nada mejor definido que por el último fin de semana en los torneos de balompié del Cono Sur.

Y así como las naumaquias de los romanos (donde podían morir 19.000 hombres en la recreación festiva de una vieja batalla naval) se convirtieron en divertimento de nobles y religiosos, del Renacimiento al siglo XIX, es a fines de dicho siglo que la recuperación de los Juegos Olímpicos ya no buscan al soldado perfecto sino sublimar ejercicios violentos en deportes con reglas y juego limpio: buscábamos al hombre perfecto, representado por el decatlonista (diez pruebas en dos días) como máxima expresión.

Si la decodíficación del genoma humano es uno de los mayores logros de la tecnología un siglo después, es también su mayor riesgo ético la posibilidad de alterar el código genético de los seres humanos para que se asemeje al de los individuos de mejor performance: ya sea para tener super-hombres, super-atletas, super-cerebros, super-soldados o super-terroristas, advierte Paul Virilio (“Amanecer Crepuscular” 2003, Fondo Cultura Económica).

Pero pocos consideran que el gobierno británico tuviera un gesto deportivo con Atenas, anfitriona de la última Olimpíada, cuando se negó a “prestar” restos del Partenón (Templo de Atenea) que Lord Elgin le robó en 1802, en su calidad de embajador británico ante el sultán turco en Constantinopla.

Los otomanos eran dueños de los Balcanes, incluso Grecia y el Egeo, por lo que Elgin pidió permiso para una visita al área ateniense y recoger alguna piedra de interés arqueológico. Se llevó buena parte(nón), varias de cuyas piezas fue perdiendo por el Mediterráneo rumbo a Londres. El Museo Británico no prestó ni 200 años despues lo hurtado. Viva el “fair play”.

POLITICA Y VIOLENCIA AFECTAN OLIMPIADAS

Y en cuanto al respeto de la tradición clásica, tampoco Londres –que organizó los juegos de 1908 y 1948- puede contarse entre los mejores exponentes. El maratón, la prueba por excelencia de larga distancia -que conserva el nombre de la llanura de 40 kilómetros recorrida en el 490 AC por Filípides para anunciar el triunfo sobre los persas (aunque el mensajero llegó y se murió)- fue extendida a 42.195 metros en 1908.

¿Por qué? Para que la carrera alcanzara la puerta del palacio real británico. Dios salvará en 1908 al monarca de tener que tomar la carroza e ir al estadio olímpico. Seis años después la I Guerra Mundial (1914-1918) se desatará, por un atentado de ese tipo contra un Habsburgo, lo que impidió los juegos de 1916. Hoy aún se justifican las precauciones, dado que ya se llevan once atentados terroristas islamistas frustrados por los británicos.

La reina madre de Isabel II se ganó el respeto de los ingleses durante la II Guerra Mundial cuando no se fue de Londres, a esconderse en alguno de sus castillos, sino que la familia real se quedó bajo asedio de bombardeos de los aviones germanos sobre la capital inglesa. Ganó de pleno derecho las Olimpíadas de 1948 para Londres, tras juegos no realizados en 1940 y 1944 por el choque bélico, y que tuvieron su última edición en 1936 en Berlín.

“Olimpia” se llamó el prodigio filmado por la cineasta alemana Leni Riefenstahl, que sirvió de regalo de cumpleaños y propaganda a Hitler, y que valió a la directora una medalla del Comité Olímpico Internacional (COI), por más que el líder nazi aún se comiera las uñas por los cuatro triunfos allí (en velocidad y salto largo) con tres récords mundiales del negro estadounidense Jesse Owens, desmintiendo lo de la superioridad aria.

“Setiembre Negro” se llamaría otro film sobre las Olimpíadas de 1972 en Munich, usando el nombre del grupo guerrillero que secuestró a los atletas israelíes y los mató, sin que el COI suspendiera la competencia. Varios terroristas de Setiembre Negro, que llegaron al aeropuerto con los rehenes, terminaron huyendo ante las narices de las fuerzas especiales alemanas.

Pero fueron seguidos por el mundo y ejecutados a lo largo de los años por los servicios secretos israelíes, cuenta Steven Spielberg, que tiene guardado el guión y proyecto de nuevo film sobre el tema. Mientras asocia ideas y gana dinero con “La Guerra de los Mundos”, donde los extranjeros (al planeta) ahora son malos, el padre de ET postergó la otra película.

Hay amenazas de revancha terrorista contra la cultura, como la que asesinó en Holanda al director Theo Van Gogh en noviembre pasado (cubierto por LA SINTESIS desde Amsterdam en el informe “ALAnda y BEREBelgica en EURABIA”, 7/11/04) por una película sobre la “Sumisión” de la mujer en el Islam, condena que compartía con el escritor indio Saiman Rushdie de Gran Bretaña, objeto de ‘fatwa’ por Irán a causa de “Los versos satánicos”.

DE BLAIR Y DE AL-QAEDA

Los mandatarios se encontraron el miércoles tras el glamour de los músicos organizadores del Live 8, que fue encabezado por dos caballeros británicos -sir Bob Geldolf que lo organizó y sir Paul McCartney que lo clausuró- lo que no evitó enfrentamientos ante el lujoso hotel de Gleneagles, Escocia.

"Si la cumbre terminara sin un acuerdo de alcance para ayudar a Africa a salir de la pobreza, los 10 millones de personas que han participado en la campaña previa a la cumbre denominada Live 8 se verán decepcionados", advirtió Bono, el cantante de U2. "En realidad, tres mil millones de personas" agregó Geldof, respecto a los asistentes por TV.

Dentro del hotel, los mandatarios discutían sobre la pobreza mientras comían salmón ahumado, langostinos asados, lomo de cordero y caviar con vinos de Francia, Italia, Alemania y California; vodka de Rusia; sake (licor de arroz) japonés y whiskies de Escocia y Canadá. (El País, 07/07/05)

Tony Blair pidió a Bush que el G8 prometiera duplicar para 2010 los 25.000 millones de dólares que actualmente destina a Africa y que la ayuda global al desarrollo llegue en 2015 a la aclamada tasa del 0,7% del PBI de los ocho más industrializados, pero su socio transatlántico se negó.

En plena cumbre, este jueves, Blair fue informado de urgencia de los ataques en Londres y, tras una primera declaración de que se trataba de atentados en cadena, volvió a salir –flanqueado por los otros presidentes- para asegurar que los terroristas tienen “deseo de imponer el extremismo al mundo”. Las manifestaciones de las últimas horas de antiglobales y altermundialistas en Escocia quedaron bloqueadas.

El primer ministro británico, con el presidente de EEUU George W. Bush primero a su derecha, dijo que “estamos decididos a que ellos jamás puedan destruir lo que hemos logrado: No permitiremos que paren el trabajo de esta cumbre y continuaremos estas deliberaciones para mejorar el mundo”.

A entender del anfitrión, Tony Blair, “los líderes (de las potencias) están trabajando para terminar con la pobreza”, por lo que “los terroristas no serán exitosos. Las bombas de hoy no van a limitar nuestra resolución para sostener el principio de terminar con los fanatismos y extremismos”.

En su calidad de presidente rotativo de la Unión Europea y del Grupo de los Ocho, el primer ministro laborista concluyó en que: “Nosotros prevaleceremos y ellos no lo harán”, mientras abría las puertas para que se agregaran al selecto club los mandatarios de México, Brasil, China e India.

Un comunicado de la red Al Qaeda, en Internet, a esa hora reivindicó los atentados del “7-J” en Londres y advirtió a Dinamarca e Italia que serán los próximos en ser objeto de atentados por participar en las campañas militares de EEUU contra Afganistán e Irak, luego de los 11-S y 11-M.

“La nación del Islam y la nacion árabe se regocijan” con estos ataques contra el “gobierno cruzado sionista británico”, debido a sus acciones militares “en Irak y Afganistán”, por lo que “Gran Bretaña está ardiendo en miedo y pánico”, señala la web de la red de setenta grupos terroristas, mezclando -como la propaganda nazi- capitalismo, comunismo y sionismo.

Trata al ataque de hoy de “operación militar bendita” que “repetidamente hemos advertido al gobierno” inglés –que evitó una explosión reciente en el estadio del Manchester United donde asistirían 60.000 personas- y continúa “advirtiendo a los gobiernos de Dinamarca e Italia y gobiernos cruzados”, que serán atacados “si no retiran a sus fuerzas de Irak y Afganistán”.

ATROCIDAD DE LA GUERRA DESDE HEMINGWAY A BUSH

El curador de exposiciones del Metropolitan Museum neoyorquino sobre la antigua Grecia –y su aporte a Occidente como el Olimpismo- es Sean Hemingway, nieto del autor de "El viejo y el mar", autor de obras de arte helénico y recopilador de escritos de Ernest Hemingway sobre la guerra.

Dice que su abuelo "escribió sobre el problema de los afganos y, es increíble, el pasaje que les dedica se lee como una estrategia de reacción frente al ataque a las Torres Gemelas. Parece escrito con una mentalidad totalmente post 11 de septiembre, no décadas atrás”.

“Es absolutamente actual su descripción de las poblaciones que no quieren sucumbir ante Occidente y las tácticas militares necesarias para bombardear un terreno tan difícil (que era -y sigue siendo- la única forma de penetrarlo). Es atroz pensar cómo la historia se repite con los mismos patrones" opina ante La Nación (30/01/05) citada por Roberto Jakobsen (en la newsletter argentina “La Comunicación, un Oasis”).

Promotor de las campañas en Afganistán e Irak, con apoyo de Blair, el presidente de EEUU, George W. Bush (quien resistía la presión de sus socios en la cumbre del G8 para ceder al Protocolo de Kyoto contra la contaminación ambiental y condonar la deuda externa de países pobres) contestó que se buscará a los responsables para “llevarlos ante la Justicia”.

Mientras trece agentes de la Central de Inteligencia de EEUU (CIA) están detenidos o reclamados por la Justicia italiana por el secuestro de un imán egipcio de la mezquita de Roma -llevado a Egipto donde fue torturado-, Bush reafirmó en Escocia que “vamos a redoblar los esfuerzos en la lucha contra el terrorismo” y que lo hará “sea donde sea”.

CRIA HALCONES Y TE QUITARAN...

El analista Isaac Bigio, de la London School of Economics, opina que “este macroatentado termina favoreciendo a Bush y a los halcones” ante el G8, para “justificar su gran presupuesto bélico y mover a la opinión pública europea hacia una línea de mayor intervencionismo en el Medio Oriente”.

Bigio recordaba este jueves desde Londres el coche bomba del 24 de Abril de 1993 puesto por el Ejército Republicano Irlandés, que arrasó decenas de cuadras de la city bursátil londinense, donde está la estación de trenes y subterráneos (“U”) de Liverpool Street, atacada hoy junto a otras dos, con una cifra primaria oficial sumada de no menos de 35 muertos.

Explotó también un ómnibus matando a dos turistas en Tavistock Square, plaza con el monumento al héroe de la resistencia pacífica, el indio Mahatma Gandhi, frente a la sede del Instituto de Estudios de las Américas, la muy célebre Canning House, donde LA SINTESIS estuvo en 2000 debatiendo sobre nuestra realidad con los directivos del instituto LATAG.

Anonadados como estamos todos -como tras los atentados a Nueva York, Washington y Madrid- vemos empeorar el mundo que se nos viene para quienes inmigran a los países desarrollados con el único objetivo de mejorar su calidad de vida y para quienes vivimos en el resto de Occidente, igualados progresivamente en inseguridad y pobreza a la del llamado Gran Cercano Oriente, del límite asiático de Europa a la frontera sinoafgana.

Porque las medidas de seguridad –para controlar a los fanáticos extremistas (sean de donde sean) que arriesgan nuestra vida para su mera propaganda- regalan salvoconductos a las autoridades para restringir las libertades y violentar nuestra intimidad, justificándose en la lucha contra el terrorismo; allí radica el triunfo de los terroristas estatales y no gubernamentales.

Por eso repetimos, como conclusión, la emisión urgente especial de LA SINTESIS ECONOMICA MERCOSUR que transmitíamos el 11 de setiembre de 2001, a dos horas de que los aviones impactaran contra las Torres Gemelas de Nueva York (WTC), pues sigue tan vigente como el juego de cetrería de los islamistas que terminan alimentando a los halcones.

ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo
La Globalización llegó también... al terror
por Carlos Montero, 11 de setiembre de 2001, 11:30 AM
http://regional-time.blogspot.com/2001_09_11_regional-time_archive.html
ooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo

Término gastado hasta el hartazgo en el último lustro, la globalización ha completado la vuelta al mundo en las finanzas, la información, las enfermedades, las protestas y, ahora, el terror.
El único país en donde los atentados no habían ocurrido -al menos de procedencia externa- perdió trágicamente su virginidad este martes cuando dos aviones desmoronaron las torres gemelas del World Trade Center, símbolo de su prosperidad y perfil de la Gran Manzana, en pleno corazón de la isla de Manhattan.
Su inexpugnable Pentágono en Washington DC no pudo evitar que explotara una aeronave en sus barbas, tampoco el Departamento de Estado que le colocaran un coche bomba, la Casa Blanca y el Capitolio eran evacuados, así como el edificio de las Naciones Unidas en Nueva York, a la vez que -por primera vez en la historia- se clausuraron todos los aeropuertos de Estados Unidos.
American Airlines perdió dos aviones y United Airlines otros dos, con
centenas de viajeros. Otros cientos fueron incinerados de pies a cabeza,
según el alcalde neoyorkino. Las imágenes tan verosímiles, pero de
verdad por aún incontables víctimas de carne y hueso, hacían recordar
las ficticias de "Infierno en la Torre", "El Día después" e "Independence Day".
Para satisfacer plenamente los requerimientos mediáticos de imágenes
espectaculares en movimiento, la transmisión en tiempo real de las
consecuencias del primer ataque suicida permitió a las grandes cadenas
mostrar en vivo e inesperadamente el segundo atentado, en que una
avioneta atravesaba a la otra torre gemela.
Si los periodistas debemos escribir, generalmente con datos incompletos,
el primer borrador de la historia, no podemos eludir aludir a la
coincidencia de la fecha, martes 11 de setiembre, a 28 años de otro
ataque de aviones contra el Palacio de la Moneda en Chile, que se hizo
con apoyo del gobierno de Estados Unidos de entonces.
En aquella época se había globalizado en la Guerra Fría el enfrentamiento -en escenarios secundarios- de las dos potencias que disputaban el dominio en un mundo bipolar. Quiera el destino que este ataque no marque el inicio de una era de guerrilla global, de la que no se salva ni la potencia ahora hegemónica, donde lo que no puedan resolver los diplomáticos en la mesa de diálogo, lo intenten forzar de otra detestable forma los suicidas.

2 comentarios:

Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Roberto Iza Valdes dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.