Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

6/08/2005

El filosofo Norberto Bobbio y la no existencia vitalicia

Ante la muerte del filosofo Norberto Bobbio

Bobbio y la no existencia vitalicia
Por Carlos Montero
(emitido el 10 de enero de 2004)

Si la democracia representativa surgio como reaccion para elegir gobiernos temporales, a diferencia de los privilegios aristocraticos sustentados en la herencia perpetua del poder gracias a una supuesta legitimacion divina, admito que ninguna monarquia –por constitucional que sea-, ni rama legislativa no electa –como la Camara de los Lores- ni cualquier prerogativa de por vida, podra arrancarme un minimo esbozo de aceptacion.
Un sistema, fundado teoricamente en la igualdad, la libertad y la fraternidad, es incoherente con los vitaliciados. No hablo de cargos electos o no electos directamente por el electorado, pues la mayoria de los efectivos gobernantes de nuestra era tecnocratica no son elegidos sino indirectamente, en su faceta de asesores, ministros, directores.
Ello no quita que muchos paises admitan el caso de senadores vitalicios para los ex presidentes o para personas que hayan hecho meritos extraordinarios. Sin embargo, los vitalicios son como la pena de muerte: tienen efectos irreversibles. Ademas, permiten que algunos seres humanos se sientan por encima del bien y del mal, olvidando el caso frances en que un gran heroe en la Primera Guerra Mundial –el mariscal Petain cuyo apellido sobrevive en muchas calles de America gracias al triunfo del Verdun- se transformo en villano en la Segunda Guerra Mundial –al comandar el regimen colaboracionista de Vichy- acabando con sus huesos en la carcel.
No muy lejos, la dictadura chilena le dejo en 1989 al gobierno democratico un total de 9 senadores militaristas vitalicios, incluido el general Augusto Pinochet; o Paraguay adjudica cargos de senador para todo el resto de la vida a los ex mandatarios electos durante su turbulenta transicion democratica.
La referencia viene a cuenta del fallecimiento este viernes del filósofo politico italiano Norberto Bobbio, de 94 años (nacido en Turin, 18 de octubre de 1909), quien se habia transformado hace veinte años en senador vitalicio gracias a la designacion del presidente de su pais en ese entonces, Sandro Pertini, que disponia de tal facultad en caso de ser apoyado por el espectro partidario. Este amigo del comunista heterodoxo Antonio Gramsci, considerado un socialista liberal y partidario de la duda metodica, sera enterrado este lunes en el cementerio de Rivalta, tras una capilla ardiente en el Aula Magna de la Universidad turinesa -donde enseño por mas de medio siglo- sin discursos funebres como fue su ultima voluntad, pues decia que "no hay nada más retórico y fastidioso que un discurso fúnebre".
Segun la web de Politicasnet, “se puede enmarcar su pensamiento dentro de la corriente denominada liberal-socialista que sostiene que son necesarios derechos sociales fundamentales como educación, trabajo y salud como condición previa para un mejor ejercicio de la libertad”.
Critica a los sistemas partidarios actuales por su “subordinación de los individuos a los grupos organizados que luchan por intereses particulares en detrimento de la representación política general; permanencia del poder invisible que actúa a espaldas y sin el conocimiento de la colectividad (negociaciones secretas); creciente poder de los técnicos y las burocracias e ingobernabilidad derivada de la incapacidad de las autoridades nacionales para procesar el conjunto de demandas sociales”.
Aunque admite el uso de la fuerza cuando se viola el Derecho Internacional, el jurista y filosofo apuesta a una tercera fuerza neutral a la de los dos actores en pugna para garantizar la paz, lo que prefigura un estado supranacional o universal. La revista de Filosofia Poliesis reproduce una entrevista donde Bobbio admite en 1999 que, “al final de nuestro siglo, un siglo en cuya primera mitad hemos vivido tanta violencia, guerra y destrucción, indica un nuevo giro hacia la violencia desde el final de la guerra fría, y no sólo en conflictos internacionales. También, dentro de nuestras sociedades, asistimos a un aumento insospechado de la violencia”. Agrega “que pertenecemos simultáneamente a comunidades totalmente distintas. A veces, la comunidad religiosa y la étnica coinciden, pero a menudo esto no ocurre así, y uno pertenece a una comunidad religiosa que no coincide con la religión de su pueblo, o al contrario. Y se vuelve a hablar de la defensa de los derechos de los pueblos. Pero ¿existe un pueblo como tal cuya existencia frente a los individuos sea prioritaria? El pueblo es una abstracción a la que sólo se puede enfrentar el individuo como ente individual. El núcleo de las convicciones, esperanzas e ideales comunes que acertadamente se han dado en denominar religión de los ciudadanos o "religión civil de la humanidad" radica en que finalmente se reconocerá al individuo como tal portador de los derechos fundamentales. (...)¡Cuántos crímenes se han cometido en nombre de Dios a lo largo de la historia de la humanidad: Dios lo quiere!
"Deus lo vult", gritaban los cruzados...
Ése es el lado opuesto del nihilismo; si Dios existe y yo estoy del lado de Dios, toda crueldad es posible”.
Si se les abrio el apetito por profundizar mas, les dejo al final de esta nota una lista de obras de Norberto Bobbio, seleccionadas de entre sus 1.300 titulos, para que cada uno de los lectores de LA SINTESIS –si lo desea- pueda buscar en las librerias de su pais y asi hacer fecundo el ocio de sus vacaciones, leyendo textos de uno de los principales filosofos de las ultimas decadas y testigo privilegiado del siglo que se fue.
Releyendo este fin de semana la edicion del Fondo de Cultura Economica que publico en Mexico “La izquierda en la era del karaoke”, me lamento no porque hayamos perdido un senador vitalicio –distincion que me eriza no importa a quien se la den- sino porque no haya vitaliciado para la existencia de algunos seres imprescindibles con el fin de que el ser humano se siga pensando.
Recordemos dicho debate con Gianni Vattimo y Giancarlo Bosetti, en el que en pocos plumazos nos lleva a la sintesis del sustrato de la democracia, con el que tantos se llenan la boca pero que desconocen en su sustancia o practica de lo que hablan: “La democracia occidental se funda en un principio igualitario sintetizado en la expresion ‘un hombre, un voto’ y en eso se contrapone a la pura representacion de intereses. Hay grupos de intereses que no son y no se pueden considerar iguales a los otros. En cambio, sobre la base de este presupuesto, en democracia los hombres son todos iguales, tienen todos los mismos derechos. Por otra parte la democracia es el unico regimen que permite, dentro de ciertos limites, resolver los conflictos sociales sin recurrir al uso de la fuerza reciproca”.
La apurada seleccion de urgencia preferimos culminarla con la edicion de este fin de semana del periodico italiano Corriere della Sera, que encabeza un reporte de tapa y primeras cinco paginas del sabado, con una frase pronunciada por Norberto Bobbio en 1989, al referirse a los problemas de nuestro tiempo (perdon por la traduccion): “Si alguno me pregunta cuales son los problemas fundamentales de nuestro tiempo, no tengo ningun empacho en responder: los derechos del hombre y la paz”.
Un abrazo
Carlos Montero

No hay comentarios.: