Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

3/08/2005

SALVAR LA REFLEXION,ANTES QUE ACELERAR EL REFLEJO INSTINTIVO

En el Dia Internacional contra la Violencia hacia la Mujer
SALVAR LA REFLEXION,
ANTES QUE ACELERAR
EL REFLEJO INSTINTIVO
por Carlos Montero, desde Montevideo

Dos mujeres fueron presentadas a la fuerza ante el hombre más sabio del mundo en su tiempo. Ambas reclamaban la pertenencia de un bebé, del cual se decían su madre. El poderoso hombre las miró en profundidad y urdió una salida salomónica.

Eso era ineludible: él era Salomón, quien ordenó de inmediato a los guardias, que rodeaban el trono de David, para usar sus espadas y partir al niño a la mitad, dando una parte equitativamente igual a cada una de las reclamantes. Una prueba más de que las soluciones igualitarias no son necesariamente justas ni equitativas.

Al oir el fallo, la reacción no tardó: la verdadera madre -con un grito- retiró su demanda. Su amor era mayor que el deseo de posesión ni la defensa de su legítimo derecho. El rey no dudó en restituir al recién nacido a su verdadera progenitora.

El mismo reto que tuvo Salomón, novecientos cincuenta años antes de nuestra era (reinó del 955 al 935 AC), se multiplicó casi por CINCO en este tercer milenio después de Cristo, tras la tragedia del tsunami que atropelló las costas del sudeste asiático, separando a miles de mujeres -temporal o definitivamente- de sus hijos.

Pero hoy la Tecnología conmueve las relaciones sociales, en cada ola de descubrimientos y desarrollos, con innovaciones que amplían nuestras capacidades, acortan performances y seducen con la ilusión de menor esfuerzo, más exactitud, confort y vida. Mejor calidad de vida, para quien pueda pagarla.

Nueve madres reclamaban el mismo niño de cuatro meses ante las enfermeras de un hospital de la costera Abalisha (Sri Lanka), que lo habían nombrado (mejor dicho, etiquetado) como “Bebé 81” en la emergencia, y que debió ser protegido por fusileros ante intentos de secuestro del menor por las desesperadas mujeres.

El magistrado judicial, de apellido Mohideen, no tendrá la astucia de Salomón pero contó con el análisis de ADN (esa cédula genética de cada ser humano), recurso al que sometió al pequeñuelo y a las pretendidas madres que aceptaron someterse. Finalmente, Junitha se reencontró con su hijo, gracias a la tecnología.

Pero este no es un panegírico positivista (por Augusto Comte y su confianza ciega en el progreso científico) ni tecnofóbico, aunque coincidamos con Aldous Huxley en que reclamarle a la Ciencia por no habernos hecho más felices, es como “acusar al arado porque no nos arrulla cada noche con canciones de cuna”.

En lo sociológico, sin atribuirles apocalípticamente pretensión ideológico política, admitamos que los inventos son más que sólo instrumentos ingenuos y carecen de inocencia en la forma como alteran nuestro relacionamiento con el mundo y el prójimo. Se parecen más a neo caballos de Troya; traen más de lo que aparentan.

Y en lo psicológico, la Tecnología ahorra el trabajo de aplicar la reflexión en tomar decisiones sabias, cuando carecemos de suficiente información o tiempo de evaluar para decidir, a pesar que la aceleración histórica sea agravada por esa misma revolución técnica que nos echa en brazos del acto reflejo o como quieran llamarle.

Ese reflejo condicionado (investigado por Pavlov con perros, palos y campanas) no es más que la reacción instintiva del animal educado y no puede excusarse en el ser humano como acto poco meditado cuando se trata de la acción que ejerce quien tiene poder o fuerza (a nivel internacional, nacional, local, familiar o de pareja).

En el Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer, llegue el saludo desde LA SINTESIS ECONOMICA MERCOSUR, aunque admitamos que falta crear otro Día Mundial para hacer campaña en favor de los hombres golpeados por sus mujeres. Otro caso en que la igualdad “hacia abajo” no es sinónimo de progreso.

No hay comentarios.: