Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

11/03/2004

Polonia, del comunismo al consumismo


El polaco catolico Mieczyslaw Jedruszczak muestra a Carlos Montero el libro de visitantes ilustres junto al ultimo tramo de muro que rodeo al Gueto de Varsovia, cuyos ultimos resistentes fueron aniquilados el 8 de mayo de 1943. Posted by Hello

por Carlos Montero, desde Varsovia

Mieczyslaw Jedruszczak abre su album de firmas y fotos para mostrarmelo, valla metalica de por medio, en la escondida calle Sienna. Haciendo señas con una lapicera en su mano, mediante gestos me pide que escriba una dedicatoria en mi idioma, mientras me sigue hablando en polaco, aun sabiendo que no lo comprendo. Buscando la primera pagina libre recorro fotos de famosas caras, de mandatarios y ministros, que aparecen estrechandole la mano.

Alcanzado el final de la digna fila de visitantes, escribo: ”para que NUNCA MAS alguien tenga que sufrir lo mismo. 2 de noviembre de 2004, frente a los ultimos restos del Muro del Ghetto de Varsovia”. Mi interlocutor no es judio, sino un feligres catolico polaco de ochenta largos años que, por las ultimas seis decadas sin apoyo oficial ni privado, tomo ante si mismo la honoraria responsabilidad de impedir la amnesia y conservar la restante pared de ladrillos mugrosos, cual testimonio contra la repeticion de la intolerancia, que encerro a 450.000 seres humanos dentro de la capital polaca.

Dicho proceso entre 1940 y 1943, en solo tres años permitio al III Reich enfermar y matar de hambre a cien mil, llevar en tren a gasear a casi 300 mil y terminar aplastando la lucha de los 60.000 sobrevivientes, hasta el suicidio de sus lideres descubiertos en un escondite subterraneo a metros del cuartel de las SS el 8 de mayo de 1943. A eso se le llamo el levantamiento del Guetto de Varsovia.

El anciano quiere seguir hablando, a pesar de nuestro babelico impedimento, pero yo debo seguir esta carrera contra reloj que me trajo 1 y 2 de noviembre a Polonia, para ver las concentraciones impresionantemente unicas del Dia de todos los Santos en los cementerios del pais, visibles desde el tren en pequeñas ciudades y promotoras de embotellamientos mayusculos en las avenidas varsovianas, donde los autos no superan el paso del ser humano por la afluencia a las necropolis.

Mientras las tenues lumbres alfombran los monumentos a los resistentes civiles polacos de 1944 y los judios tambien polacos alzados en 1943, sigo en esta gira por los viejos lugares de la denominada Nueva Europa de la ampliacion. Polonia ingreso en mayo pasado a la vida comunitaria de los 25, pero no tiene nada de nueva –excepto en lo de pais efectivamente independiente- como puede verse antes de ingresar a la catedral arquidiocesal de San Juan Bautista en la Ciudad Vieja, donde una piedra ocre, con una cruz esculpida y la fecha del año 966, da testimonio de mas de mil años de vida de los primeros asentamientos en torno a su actual capital, que llego a serlo en 1611 pues le era mas util por su cercania al Mar Baltico para el rey de Suecia (y Polonia), al que se le quemo en 1596 el castillo en la anterior capital, Cracovia, mucho mas al sur, cerca de donde nacio el actual papa catolico romano bajo el nombre de Karol Wojtyla.

El catolicismo de su poblacion –que un colega de la television polaca me dice en el cementerio cristiano que es del 90%, aunque con efectiva participacion de un 25%- es el ineludible eslabon de continuidad de los polacos, aunque mas no sea por tradicion, motor de su resistencia historica a las tres desapariciones de su independencia pero no de su nacion, de vivir en un territorio recortado, ocupado o asolado por los vecinos suecos, eslavos, germanos, austriacos, rusos y franceses hasta el siglo XIX, y haberla completado peor en el siglo XX con la lucha contra Lenin tras su independencia en 1918 luego de la I Guerra Mundial, lucha contra Hitler que se dividio el territorio con Stalin en pacto que prologo la II Guerra Mundial, y luego el sometimiento completo tras la Cortina de Hierro bajo el Pacto de Varsovia durante la Guerra Fria, que solo los sindicatos obreros catolicos como SOLIDARIDAD, desde la portuaria Dansk, lograron cortar tras tal perversa racha, para llevar a Lech Walesa como presidente en 1988. ”Prometio mucho, abrio demasiadas expectativas, pero como tantos politicos no pudo concretarlas” me admite en britanico ingles un agente de viajes polaco. Su antirusismo es evidente, calificando a la Federacion Rusa como ”idolo de pies de madera”, que apenas ”logra ser controlado por Putin, porque es de la KGB”, en referencia a la ex agencia de inteligencia sovietica durante la Guerra Fria, entidad a la cual el actual presidente pertenecio, como varios de sus antecesores.

Quizas porque el pasado peligro de rusos y alemanes les tiene en alerta y no les atiza el temor de eventuales futuros enfrentamientos, es que se apoyo en Polonia el ingreso a la Union Europea, que aun no es una federacion pero es al menos una confederacion (alianza defensiva) junto a la Organizacion del Tratado del Atlantico Norte (OTAN) donde esta Estados Unidos. Esta potencia que –por tenerla mas lejos y haberlos apoyado en la salida del comunismo junto al Vaticano- es mejor vista por la clase politica polaca, llevo al gobierno al apoyo de la invasion de Irak con fuerzas propias, a pesar que el nucleo duro de la UE –formado por el eje Paris-Berlin- se opuso a la aventura. Quizas tambien por eso, durante toda la madrugada de este miercoles 3 de noviembre, los informativos televisivos polacos reproducian en directo y traduccion simultanea el recuento del escrutinio entre George Bush y John Kerry. Parafraseando el dicho, ”el que se quema con leche”, cuando ve soldados del otro lado de las fronteras llora... o al menos pone sus barbas en remojo.

Pero este ignoto Mieczyslaw Jedruszczak es mejor demostracion de tolerancia que nadie, fiel reflejo de una sociedad como la polaca que acogio a los judios que huian de la persecucion de los caballeros cruzados y luego la Inquisicion, tras ser atacados en Alemania, Bohemia, Hungria, Espana y Portugal, Italia y Turquia, a partir del siglo XI de nuestra era. En 1264, el duque de Kalisz les dio todos los privilegios de una ciudadania normal, lo cual fue ratificado por el rey Casimiro el Grande. La libertad de practicar su religion hizo que en Polonia estuvieran, al filo de la II Guerra Mundial, 3,5 millones de judios, o sea la mitad de los que habia en Europa, y 400.000 solo en Varsovia, que fueron aumentados al juntar Hitler a los que vivian fuera de la capital.

Una sola sinagoga sobrevive de los 350 lugares de reunion y 5 sinagogas que tenia Varsovia, y fue porque los soldados ocupantes la usaron como caballeriza, segun me cuenta Boleslaw Beniamin Zajac, uno de los 2.000 judios que quedan en Varsovia, guia en ingles que pude contratar en el Cementerio Judio para que me orientara por los lugares que ocupo el Ghetto y su resistencia, desde la misma plaza de concentracion donde Roman Polanski ubica en la pelicula ”El pianista” a las vias de salida de los trenes hacia los campos de exterminio.

Esa misma hibridacion cultural hace que los judios en su cementerio, en vez de piedras como es su tradicion, en lugar de flores en Occidente, usen velas y unas botellas de colores rojo y azul con velas interiores, que los polacos llaman ”znicz”. En el cementerio catolico, mas ruidoso y asistido, se ven las mismas velas y las mismas pinas con flores

Asi, dejado atras el comunismo con la influencia del papa Juan Pablo II y el cardenal Wyszynski, cuyo sarcofago esta a la vista en la misma catedral del Bautista que data de 1370, la sociedad polaca entro de lleno a mas de 15 anos de vida capitalista. Un geografo aleman llego a Varsovia para estudiar durante cuatro meses -como tesis para graduarse- el por que de la explosion de construccion de shoppings. Son veinticinco elevados en una decada y cinco mas en construccion.

Habiendo nacido en el lado este de Berlin, bajo la Republica Democratica Alemana (RDA) admite que ”nosotros viviamos de la seguridad economica que nos daba el regimen comunista planificado y, al unificarse Alemania en los noventa, pasamos a depender de los subsidios federales, pidiendo apoyo siempre al Estado. Pero los polacos estan captando inversiones porque se las tuvieron que arreglar solos, mientras caia el resto de los regimenes comunistas de la zona”.

Volviendo de Varsovia a Berlin, pasamos con el tren por Poznan, ciudad industrial con notorias inversiones alemanas en materia automovilistica, pues los germanos estan encontrando mejores precios en sus costos salariales, lo que reduce el empleo en territorio aleman, pero mejora la rentabilidad de las corporaciones. En el resto a Polonia le sirve el aporte europeo a paises con menor desarrollo relativo, los subsidios a su agricultura y su peso electoral en el Europarlamento debido a que es el gigante poblacional de los diez nuevos miembros, con una representacion parlamentaria del nivel de Italia o Espana.

Lo vivido en el Dia de todos los Santos y el dia de los Difuntos en Varsovia no entraria ni en un informe de diez veces este tamano. Vivo en cada reporte que les preparo, en esta gira por la ampliada Union Europea, el dilema del escultor al que le preguntaron como conseguia logrados monumentos. El hombre salio del paso con una ironia: ”No es dificil” contesto: ”primero consigo un bloque de piedra y luego le quito todo lo que sobra”.

Cada vez mas me convenzo que el gran desafio de nuestra profesion es enfrentar una realidad multidimensional, que se nos escapa entre los dedos y que ni siquiera tiene la solidez del granito, de la cual debemos extraer apenas los trazos clave que permitan entrever la realidad a nuestros lectores, para los cuales trabajamos, sin querer contar todo lo que averiguamos o apuntamos.

Y hablando de escultores, no les puedo negar el placer que tuve, entre tantas tristezas de los relatos de la historia polaca y del Ghetto, cuando vi el monumento a los resistentes de 1948. Fue hecho con el mismo granito negro de primera calidad que Hitler le habia comprado a los suecos para elevar un gran memorial de su futura victoria sobre los aliados en Europa. Tan convencido estaba de su destino.

Pese a todas las criticas vertidas en esta serie de articulos, agradezcamos que el Viejo Mundo amplia su union gracias a los acuerdos politicos estrategicos de paz y convenios de integracion economico comerciales, bajo la promesa de conservar el estado de bienestar social y la diversidad cultural, pero no gracias a un regimen totalitario. Felizmente, y a pesar de la polemica pelicula que hoy provoca debates interminables en Berlin, el film se titula ”El Hundimiento” de un regimen que quizo unir a Europa para mal... y con sus socios un mal global.

Saludos de Carlos Montero,
regresando en tren de Varsovia a Berlin

No hay comentarios.: