Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

5/06/2004

Crisis energetica deriva en crisis politica en MERCOSUR

Crisis energetica deriva en crisis politica en MERCOSUR
por Carlos Montero

La disputa global por los recursos energéticos, desde Medio Oriente en
Irak hasta Sudamérica -con la Guerra del Chaco que hace 70 años enfrentó
a Bolivia con Paraguay-, amenaza con actualizarse en el Cono Sur,
provocando una crisis política entre los países socios del MERCOSUR,
cuyo crecimiento está amenazado por la restricción de la venta de gas
contratada a la Argentina.

El presidente argentino Néstor Kirchner no sólo no puede cumplir con los
convenios de exportación energética a Chile y Uruguay, que se creían
asegurados así contra su déficit eléctrico, sino que hasta deberá
comprar energía más cara a Bolivia y Brasil para consumo interno,
culpando de la falta de inversión al sector petrolero privatizado en
1993 por Carlos Menem.

Argentina no tiene petrolera publica desde que vendio sus Yacimientos
Petrolíferos Fiscales (YPF) a la española Repsol. Kirchner viajó a EEUU
para mejorar relaciones con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID),
cuyo financiamiento es indispensable para lanzar el 11 de mayo un ente
energético estatal con apoyo privado argentino, Petrobras de Brasil y
quizás Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Pero, aunque se apure la exploración de petróleo en la plataforma
atlántica, la región prevé dos inviernos próximos de restricciones
energéticas por falta de inversión en perforaciones y ductos, lo que
puede rebajar el crecimiento proyectado del 10% del producto argentino y
el 7% de Uruguay, reconoce el presidente de este país, Jorge Batlle.

Uruguay recibía 338 megavatios/hora de Argentina que se redujeron a la
tercera parte por la crisis, lo que se sumó a los diferendos que ya
mantenían Batlle con Kirchner en derechos humanos y la integración de
MERCOSUR.

Como reacción que molestó al gobierno uruguayo, el presidente argentino
recibió al candidato de la izquierda uruguaya con 48% en los sondeos
para las elecciones de octubre, Tabaré Vázquez, con quien habló de
unificar la matriz energética regional para que sea más fácil el auxilio
entre vecinos y "que Uruguay no quede fuera de esta conversación"

Chile vio cortada una cuarta parte de los 13 millones de metros cúbicos
de gas que anualmente importa por cuatro gasoductos desde provincias
argentinas, a través de los Andes, y que cubre el 37% de su generación
eléctrica, por lo que amenazó con llevar el caso a la Organización
Mundial de Comercio (OMC).

Kirchner argumentó que había que reclamarle a las empresas privadas que
no invirtieron y que la ley no le permite exportar energía que no sea
excedentaria, pero una investigación de la Fundación FIEL culpa de la
desinversión al gobierno que congeló el precio del gas, tras la
devaluación del peso argentino en 2002 desde su igualdad con el dólar
hasta casi la cuarta parte.

No sólo el norte chileno, sino también Concepción, Santiago, Valparaíso
y Rancagua serán afectados, pues para colmo Argentina debió dejar fuera
su central nuclear de Atucha para realizar mantenimiento. Los chilenos
temen que por ello se supere el recorte de 4,2 millones de metros
cúbicos.

La relación con Argentina "no puede ser gasificada" porque "Chile y
Argentina seguiran siendo vecinos", admitió el presidente chileno
Ricardo Lagos, pero aseguró que había una orden del propio gobierno
vecino para que los privados exporten lo menos posible y reclamó que no
se aplique más recortes a la provisión que los que vivirán los
argentinos.

Con el barril de petróleo arañando los 39 dólares -su techo de 13 años-
y mientras las petroleras piden aumentar 5% la nafta, congelada desde
enero 2003, Argentina mira arriba tras soluciones energéticas, pero
tiene varios problemas políticos y económicos al norte: en Bolivia,
Brasil y Paraguay.

Por un lado, acordó el suministro boliviano que tiene capacidad
suficiente, pero la condición impuesta a Kirchner por el líder cocalero
Evo Morales –que tiene socialmente rodeado al frágil gobierno del
altiplano- es que nada de dicho gas podrá ser redirigido a Chile, país
al que reclama su salida al mar, situación que provocó la caída del ex
presidente Gonzalo Sánchez de Losada.

Ello obliga a Argentina a importar gas al doble que el precio al que
luego debería exportar. Brasil, que se abastece de gas boliviano e
hidroeléctricas como Itaipú con Paraguay, sólo pudo ofrecer 500
megavatios/hora de usinas termoeléctricas que funcionan a combustible,
por lo que es aún más cara.

Finalmente Paraguay, que comparte con Argentina otra represa gigante
como Yacyretá sobre el río Paraná, reclama 28 millones de dólares que le
adeudan por generación hidroeléctrica, aún insuficiente a causa que las
obras nunca se terminaron. El director paraguayo de Yacyreta, Carlos
Goiburú, dijo que si sus reclamos no son atendidos, la represa "bajará
las persianas", pero Argentina acordó elevar el lago de 76 a 77 metros
para tener 200 megavatios/hora más.

Comparativamente, si la energía hidroeléctrica cuesta 10, el gas cuesta
30 y la energía a fuel oil vale 50. La crisis se acelera, por lo que la
última medianoche Brasil dejó sin efecto el suministro a Uruguay
–aquejado de sequía- para dar energía termoeléctrica a Argentina, que
dará el sobrante a UTE, la uruguaya Usinas y Transmisiones Eléctricas.

El motivo de Kirchner al hablar ante el Consejo de las Américas fue
pedir inversión a los privados y contrarrestar el argumento del
ejecutivo de Coca Cola: que al incumplir la provisión de gas concertada
con Chile y Uruguay, se extenderá en Argentina la costumbre de incumplir
contratos, como la quita del 75% que quiere aplicar a los bonos
comprados en EEUU, Europa y Japón.

Por eso el Fondo Monetario Internacional (FMI) enviará a mitad de mes
una misión a Buenos Aires para medir el efecto en las metas económicas
de esta crisis, fomentar la indexación al dólar de tarifas energéticas y
acelerar la negociación con tenedores de bonos en default por 88 mil
millones de dólares.

Se pronostica la presión del nuevo director gerente del FMI, el español
Rodrigo Rato, quien mantiene el sabor amargo con Argentina luego que no
pagó la asistencia urgente de mil millones de dólares que el gobierno
hispano brindó al país sudamericano, durante su crisis financiera de
2001.

Para adelantarse a la exigencia de sinceramiento de precios, el gobierno
de Kirchner defiende este jueves el Programa de Uso Racional de Energía
(cuya sigla es PURE), con subas de hasta 4% para quien no economice al
menos un 5% de gas frente al año pasado, así como incremento del
combustible en boca de pozo para industrias que saltará más del 100% de
aquí a mayo de 2005.

Procurando no hacer “puré” o papilla al sector manufacturero ni la
previsión de crecimiento, el presidente argentino prometio combinar
inversiones públicas y privadas para fundar el martes próximo la Empresa
Nacional de Energía (ENARSA), aunque no cuenta con su parte del dinero para hacerlo ni con energía suficiente para esperar con calma a 2006 para
nuevos gasoductos.

No hay comentarios.: