Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

1/05/2004

MANUAL para des-VIP-earse

por Carlos Montero

INTRODUCCION. Luis Alonso Gomez, decano del Instituto Tecnologico de Monterrey (Mexico), la primera escuela de negocios de America Latina, nos enseñaba en 1998 que “el cliente no siempre tiene la razon, pero... (parafreaseando a los mariachis) sigue siendo el rey”.

Lo mejor que nos pueden regalar los “Reyes” a los periodistas, en estas fechas, son diccionarios y libros con reglas gramaticales y lexicograficas, para combatir barbaridades –mas que neologismos- derivadas de la mala costumbre de adaptar palabras de otros idiomas, extrapolar terminos especificos de disciplinas cientificas y verbalizar sustantivos.

Me canse de recibir mensajes de los editores de una agencia internacional de noticias, de la cual fui corresponsal, pidiendome “urgentear” reportes o “factualizar” noticias, ademas de “printear” directivas. Sin embargo, a tono con tiempos en que campea la moda androgina, no pude convencerlos que si “el area” es MASCULINO, entonces debemos redactar “el area metropolitano” en SINGULAR al hablar de una ciudad y “los areas tematicos” al referirnos en PLURAL a los ejes de un debate.

La Real Academia les daba la razón, pues la masculinización se limitaba a compensar la cacofonía de unir un artículo que terminaba con la misma vocal con la que empezaba el sustantivo. Como a aquel celebre escritor con el que un novato periodista queria motivar conversacion, aprovechando la suerte de haberse sentado juntos en una sala de espera. No teniendo mejor objeto de charla, el joven rumbeo para el clima, inquiriendo al personaje “¿Y qué me dice de la calor?”. El famoso, sin querer desalentarlo, se limitó a contestar: “Que es masculina”.

Sufria la misma carencia de base -que suple solo la lectura (de libros, mejor que de diarios)- de un editor de temas municipales que me pregunto, en tiempos que ejercia la subjefatura de redaccion de un diario uruguayo:
-Che, Montero, a vos que no te gusta la verbalizacion de sustantivos, ¿como puedo decir ‘semaforizar’?
-Simplemente, instalar semaforos.
-¿Y desemaforizar?
-¡ Quitarlos ¡

Si Albert Einstein decia que “no hay mejor educacion que el ejemplo, aunque sea el ejemplo de un monstruo”, podriamos responsabilizar de buena parte de los barbarismos, horrores ortograficos o sintacticos de la poblacion a los monstruosos ejemplos regalados por colegas de nuestra profesion a lectores, escuchas o televidentes.

Valga esta introduccion para justificar el titulo de este Especial, como regalo anticipado de LA SINTESIS para la noche de Reyes:

MANUAL para des-VIP-earse
por Carlos Montero, desde Montevideo

Como, desde 1997, LA SINTESIS ECONOMICA es leida sobre todo por decisores (decision makers, como esta de moda decir), ya sean estos formadores de opinion o policy makers (para seguir la onda), es muy frecuente que los mismos sean considerados entre los VIPs (sigla de very importante people), se autoconsideren entre ellos o merecedores de estarlo.

Algunos saben sobrevivir al exito, otros no. Y para los demas es dificil sobrevivir al exito o supuesto suceso de los cercanos a los que se les infla el ego, dado que, asi como hay malos perdedores, son peores los ganadores desubicados.

Al llegar a la noche de San Fernando (5 de enero), vayan estas tres recetas para no sentirse amilanado ni inferiorizado cuando uno se cree exitoso, pero no reconocido; ni envidioso ante los “Reyes” locales, regionales o globales; ni ser tentado a creerse injustificadamente parte de ellos. En definitiva, quien depende del “aplauso de los demás, pone su felicidad en manos ajenas”.

RECETA UNO: Volver a su patria.

La broma grafica del diario bonaerense Clarin refleja estrictamente la repetida historia. Un periodista aparece dibujado en la unica viñeta del comic entrevistando con su microfono a un peludo cantante, portando su enfundada guitarra al pie del avion. “Me voy porque quiero triunfar en mi pais”, era su unica declaracion antes del despegue.

Y es asi la contradiccion, bien reflejada por el humorista. Seria comico, si no fuera tragico. Luego, de lejos, cuando se enteren de sus premios o logros, le mandaran felicitaciones y los medios reiteraran el panfleto patriotero de los “compatriotas que triunfan en el exterior”.

Pero cuando vuelva, los conocidos y hasta los taxistas le preguntaran “Y que haces de vuelta con la malaria que hay?”. Las puertas no se abren, por mas credenciales que traiga de afuera. Ahora es competidor, no colega. “Por algo habrá vuelto”, se dicen.

Además, “sos el Carlito (este nombre busca no herir susceptibilidades pues es el del refran), el mismo hijo del vecino o ex compañero de estudios”. Baje el copete: Ud es uno mas, felizmente. Se completa la primera leccion anti-VIP y, si los demas aun le creen grande, entonces vaya de apuro a su hogar, en cuyo seno familiar siempre sera uno mas, donde vale por lo que es y no por lo que hizo o tiene.

RECETA DOS: Aprender del atletismo.

La segunda leccion nos la da el atletismo de fondo (largo aliento), cuya filosofia es superarse, o sea ganar a la performance de uno mismo (antes) que a la de los demas (ahora).

En los años ochenta, el mejor corredor uruguayo de pista en la historia, Ricardo Vera, nos sacaba hasta un kilometro y medio de distancia en las carreras de 10.000 metros a los demas competidores locales. Luego resultaba vicecampeon Panamericano, solo superado a centesimas de segundo por un brasileño. Pero cuando llegaba Mundial de Atletismo en Europa, perdia por una pista de distancia (400 metros).

En los noventa fue mejorando, a base de sacrificio y de ganarse la vida como “liebre” en España para que los demas batieran records –oficio que continua en el mundo aunque sea prohibido por el reglamento-, por lo que consiguio el pase a dos olimpiadas consecutivas, en su modalidad de 3.000 metros con obstaculos.

En su serie de cuartos de final resulto tercero; en su serie de semifinales era sexto; y en la final, ante los mejores once del planeta en la especialidad, cuando recien sus connacionales se dignaban prestar atencion a la transmision satelital (y los canales en emitirla en directo), termino ultimo. La gente se decepciono y lo considero un fracaso. Segunda leccion completada.

Aunque seas el mejor, siempre viviras frustrado si te comparas con los mejores regionales o mundiales; o te consideraras superior sin fundamento, si te comparas con los inferiores. Siempre habra uno mas grande, al menos uno, el que resulte medallista del oro olimpico (y solo por un tiempo) o el recordista mundial (muchas veces por menos tiempo). La meta debe ser superarnos para ser nuestros propios Reyes. De nada servira ganarle a los demas, si su performance es inferior al desempeño anterior.

RECETA TRES: Ponernos en nuestro lugar.

La leccion me la dio hace una decada y media una compañera de estudios de la licenciatura de Ciencias de la Comunicacion que llego luego a productora radial y hoy a periodista de television. Reencontrados en la arena playera, horas antes de esta fecha de Reyes, recordamos aquella pintoresca formula, que sigue utilizando.

“Aun hoy, cuando tengo que entrevistar a una autoridad o personalidad muy importante (VIPs), que me amedrenta, aplico la misma receta que cuando era estudiante: lo imagino desnudo o sentado en el inodoro", resumio, para concluir que, asi, “se me pasa el chucho”. Receta muy util para aplicar o autoaplicarse.

Cuando un exito, una obra o una posesion lo emocionen demasiado, al punto de reclamar por ello oro, incienso y mirra de los demas que no consiguieron lo mismo (y que quizas no lo hayan siquiera intentado ni les interese hacerlo), pruebe acercarse a solas al espejo mas grande que tenga cerca, sea el del baño o el del dormitorio.

Ante esa fotografia viva, o radiografia (para los flacos como uno), quedaremos iguales en posesiones a las que todos trajimos al nacer, contando con identica cantidad de “piezas” que todos los demas humanos. Y, si nos falta alguna pieza, habra mas razones para llegar a la misma conclusion, ubicandonos en nuestro lugar.

Y si sobrevive algun VIP, al espejo y al inodoro -ya sea gracias al fisiculturismo o belleza (innata o por cirugia)-, deje a ese semidios que se entretenga pues, (convenzase para consuelo) al momento de contestar la entrevista... es posible que pierda el reinado por falta de cerebro.

Pero, si por esas cosas coinciden inteligencia y belleza en un mismo cuerpo, le recomiendo volver al comienzo y apliquele la RECETA UNO.

No hay comentarios.: