Crónicas de Torsos Huérfanos

Crónicas de Torsos Huérfanos
Haga CLIC en la arena y verá online "Amor a toda Costa: CRONICAS DE TORSOS HUERFANOS" (lea lo escrito en la arena, antes que el agua lo borre de la orilla, como a su autor)

11/19/2003

Piden MERCOSUR profundo ante ALCA light

por Carlos Montero, desde Montevideo

Pocas horas antes que ministros de 34 paises del hemisferio se reunan en Miami para definir de qué tipo y cuán amplio será el Area de Libre Comercio de las Americas que EEUU pretende iniciar en 2005, más de un centenar de negociadores, expertos y empresarios de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, se dieron cita lunes y martes en la sede de su bloque -el MERCOSUR- ante el riesgo de fracaso o que se apruebe un ALCA light "anoréxico", dejando afuera los principales rubros de interés.

Así lo definió irónicamente Joao Bosco Machado, catedrático de la Universidad Federal de Rio de Janeiro (Brasil), para quien -aunque "la palabra llave es la agricultura"- lo máximo que los latinoamericanos obtendrán de la Casa Blanca son cuotas de importación con preferencias arancelarias, cláusulas para apertura de "larguísimo plazo" y "pocos compromisos" para desmontar subsidios, luego que Bush encargó al Departamento de Comercio cuidar el costo de las concesiones a un año de las elecciones.

Brasil, copresidiendo la negociación del ALCA, al frente del MERCOSUR lucha con actitudes autonomistas de Uruguay -dispuesta a una apertura mayor- así como contra una contrapropuesta más abarcativa que desean Chile, Canadá y México -de un ALCA con disciplinas comerciales comunes- para propugnar un acuerdo reducido al acceso a mercados de bienes primarios y manufactureros: el denominado ALCA light que bautizó el canciller brasileño, Celso Amorim.

EEUU y Brasil concertaron un borrador de ALCA mínimo, a varias velocidades, donde cada país colocará sus bienes en cuatro canastas a liberar en 2005, en 2010, 2015 y los más sensibles en el entorno de 2020, compensando subsidios internos, según los bloques con los que comercie. Cada estado protegerá una lista de sectores de la inversión extranjera. pero se da libertad para acuerdos bilaterales, por lo que EEUU anunció este martes que, tras terminar este año tratativas con el Mercado Común Centroamericano y República Dominicana, comenzará en 2004 con Panamá y cada país andino, excepto Venezuela.

Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia se apuran pues temen competencia de bienes centroamericanos en el mercado estadounidense, mientras México, Chile y Canadá -que ya pagaron alto peaje por sus acuerdos con Washington DC- reclaman cláusulas globales al ALCA, obligatorias a tratos bilaterales futuros, que obliguen a Brasil a los mismos costos si el Mercosur logra un "4 más 1" con EEUU, dando garantías a la inversión extranjera, propiedad intelectual para laboratorios y compras del Estado.

El presidente pro témpore del MERCOSUR y canciller uruguayo, Didier Opertti, acaba de firmar el sábado pasado en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) un acuerdo bilateral con México, pero negó que exista una presión mexicana al anunciar que ya no seguirá negociando con Brasil y Argentina acuerdos bilaterales en proceso, sino que de ahora en adelante sólo firmará tratados bajo el paraguas del ALCA.

Argentina quiere que EEUU acelere la inclusión agrícola en la apertura y no la deje para dentro de 15 años, pues teme que Brasil haga concesiones -dejando el agro para la OMC- a cambio de mejoras en el acceso de sus productos manufacturados, mientras que Uruguay no quiere comprar las maquinarias brasileñas más caras, cuando las puede comprar de Norteamérica.

Brasil pide a EEUU que mantenga el borrador acordado días atrás en Virginia contra la propuesta de México, Chile y Canadá, amenazando con el fracaso de esta cumbre de Miami y haciendo valer, como contrapeso, el cronograma que acaba de ser acordado en Bruselas por el MERCOSUR con Unión Europea, en el cual se postula firmar en octubre de 2004 el acuerdo interregional que se negocia desde 1995, como destacó este martes en Uruguay el presidente portugués, Jorge Sampaio.

Un informe de la privada Red Mercosur de Investigaciones presentado este lunes concluye que un acuerdo comercial con Europa tendrá más efecto en exportación de bienes primarios, mientras que el ALCA beneficiaría sobre todo a Brasil -en industrias como café, jugos de fruta, papel, cuero, vestimenta y acero- y no tanto a Argentina o Uruguay con expectativas sobredimensionadas, a entender de la coordinadora de Comercio Internacional de la Facultad de Ciencias Sociales de Uruguay, María Inés Terra.

La destacada Fundación Getulio Vargas de Brasil está preocupada porque el MERCOSUR da "excesivamente importancia al agro" en su reclamo negociador, siendo que el sector servicios ya ocupa el 60% de la mano de obra, así como descuida industrias de bienes de capital, que serían competitivas para exportar en un acuerdo con los países andinos, pero no ante el avance tecnológico de Estados Unidos, según Renato Flores, director de Posgrados de dicha fundación.

El ex negociador fundacional del MERCOSUR, Félix Peña, director del Instituto de Comercio Internacional de la Fundación BankBoston, reclamó reuniones trimestrales de ministros de Economía y presidentes de Bancos Centrales para dar impulso político a la "puesta en común de intereses nacionales". Coincide la consultora brasileña Mónica Baer, de MB Asociados, para quien una falla del bloque es avanzar sólo cuando coincide el crecimiento en los países miembros y hay financiamiento externo.

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Instituto para la Integración de América Latina (INTAL) emitieron un reporte sobre consecuencias de la moratoria argentina y la devaluación en Brasil y Uruguay sobre las perspectivas del Cono Sur, concluyendo la necesidad de coordinación para obtener "consensos básicos" en cuanto a "intereses comunes", para evitar desequilibrios sobre el comercio regional, que cayó al 55% frente a dos años atrás, lo que definió como "des-mercosurización".

El consultor José María Fanelli del Instituto CEDES de Argentina admitió que el MERCOSUR sólo podrá sobrevivir en el ALCA si avanza "a una integración profunda para estabilizar las relaciones cambiarias", pero sólo si Argentina y Brasil coordinan su política económica podrá avanzarse a una moneda común a partir de un Instituto Monetario que fije metas de inflación regional, que se acerque a la inflación internacional promedio, generando mercados regionales off shore de bonos para grandes proyectos de obras.

Las alternativas para el MERCOSUR son la de dolarizarse, una convergencia flexible como ahora, usar la moneda de Brasil o generar otra nueva regional, según el Centro de Investigaciones Económicas. Su economista jefe, Fernando Lorenzo, cree que a largo plazo lo ideal sería una moneda conjunta nueva, aunque advirtió que "no se conocen experiencias exitosas de tipo de cambio flexible", lo que llevaría al riesgo de ir a un cambio fijo regional, tras la traumática experiencia de la Convertibilidad argentina.

Lo concreto es que mucho dinero del MERCOSUR y sus probables socios se jugarán el resto de esta semana en Miami, donde ya se rebajó de 200 párrafos a sólo treinta la declaración de la octava cumbre ministerial del ALCA, con 5.000 cláusulas cuestionadas en lápiz rojo que separan a los ministros de 34 países de convertir a las Américas en el mayor bloque comercial del mundo, cubriendo a 800 millones de personas que producen 14 millones de millones de dólares, el doble del mercado de la Unión Europea a ampliarse a 25 países en mayo próximo.

George W. Bush, tironeado de un lado por sus laboratorios y por el otro por sus agricultores, hace concesiones por la ambición de concretar el proyecto comercial hemisférico el 1 de enero de 2005, pues quiere quedar en la foto para la historia y no tiene garantizado si deberá abandonar la presidencia de EEUU veinte días más tarde, si no es reelecto en noviembre próximo.

Fue Carlos Montero, desde la sed del MERCOSUR

No hay comentarios.: